El mal tiempo y olas de hasta cuatro metros han impedido localizar este domingo a alguno de las cerca de 200 personas que desaparecieron en Indonesia tras el hundimiento de un barco de inmigrantes que se dirigía a Australia.

Los pescadores de la zona salvaron a 34 pasajeros en las horas posteriores al suceso en aguas javanesas y todos menos dos han sido dados de alta médica.

"Hemos enviado cuatro botes y dos helicópteros pero, de momento, no hemos hallado a nadie flotando. Es muy probable que se hayan ahogado todos", declaró Gagah Prakoso, un portavoz de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate de Indonesia, según el medio local okezone.com.

Prakoso destacó que incluso para un buen nadador con un chaleco salvavidas sería imposible alcanzar la costa con condiciones meteorológicas tan adversas.

"Cuando un barco se hunde de esta manera, es habitual que los cadáveres emerjan al tercer día", añadió el portavoz.

Las autoridades indonesias estiman que viajaban en el barco entre 215 y 250 personas, según los testimonios de algunos de los supervivientes.

"La embarcación naufragó en las aguas de Prigi (distrito de Watulimo) en el este de Java, a unos 90 kilómetros de la costa", declaró el portavoz del Centro para la Mitigación de Desastres de Indonesia, Sutopo Purwo, a la cadena de televisión Metro.

Purwo añadió que todavía no han determinado la causa del naufragio de la nave que transportaba a inmigrantes de países como Afganistán, Pakistán e Irán, pero apuntó que la embarcación llevaba más del doble de pasajeros que los que permitía su capacidad y que zozobró en medio de grandes olas.

"Sentí como el agua tocaba mis piernas y me desperté; cuándo el barco se hundió cundió el pánico entre la gente para intentar salvarse", dijo Armaghan Haidar, un afgano de 17 años que sobrevivió al naufragio.

El joven precisó que "unas 30 personas tenían flotadores, pero otros cien quedaron atrapados dentro de la nave".

Varios helicópteros, una avioneta, dos barcos de guerra y más de 300 personas del servicio de Salvamento, la Policía y el Ejército participaron hoy en las labores de rescate.

Los ocupantes del barco pretendían llegar a la isla australiana de Christmas, que está más cerca de Indonesia que de la propia Australia, en busca de un trabajo.

Según fuentes de la Policía, los indocumentados pagaron entre 2.500 y 5.000 dólares para poder realizar este viaje, cuya primera etapa fue un vuelo desde Dubai a Yakarta, posteriormente tomaron un autobús hasta un puerto sin identificar de Java donde, más tarde, embarcaron en la nave siniestrada.

Algunos de ellos afirmaron tener familia que les estaba esperando en Australia.

El Gobierno australiano calificó el suceso como "una tragedia preocupante", mientras que las organizaciones pro derechos humanos acusaron a Canberra de ser parcialmente responsable de las muertes por su restrictiva política de inmigración.

Miles de inmigrantes indocumentados intentan arribar a Australia cada año, muchos de ellos a través de contrabandistas de personas que les ofrecen un pasaje hasta al país oceánico a través del archipiélago indonesio.

Indonesia, por su situación geográfica, escasa vigilancia y extendida corrupción, se ha convertido en los últimos años en puerto de paso hacia Australia para muchos ciudadanos de países pobres e inestables de Asia. EFE