La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, ha anunciado que su país ha firmado un acuerdo con Irak para reubicar temporalmente a las 3.400 personas que viven en el Campamento de Ashraf en el Campamento Libertad, una antigua base militar estadounidense situada cerca del aeropuerto de Bagdad.

Según ha explicado, Naciones Unidas se encargará de supervisar la reubicación del campamento, mientras que funcionarios de la Embajada estadounidense en Bagdad visitarán regularmente y con frecuencia las instalaciones.

Una vez trasladado el campamento, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) revisará el estatus de sus habitantes de cara a tramitar su traslado a terceros países como refugiados.

Clinton ha considerado que el acuerdo entre Estados Unidos e Irak "es un paso importante". "La firma de este Memorando de Entendimiento esboza los pasos necesarios para alcanzar una solución pacífica y viable para los residentes en Ashraf", ha señalado.

No obstante, ha advertido de que "para que tenga éxito, esta reubicación debe contar con el completo respaldo de los residentes en el campamento", por lo que les ha instado a colaborar con Naciones Unidas. "Todos aquellos que quieran ver segura a la gente de Ashraf deben trabajar juntos para implementar el acuerdo", ha apuntado.

El acuerdo llega cinco días después de que el primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, anunciara que ampliará seis meses el calendario de cierre del Campamento de Ashraf, tal y como había solicitado Naciones Unidas. No obstante, puso como condición trasladar a entre 400 y 800 de sus residentes a otros países antes de que acabe el año.

A este respecto, Clinton ha celebrado la decisión del Gobierno de Irak de aceptar la propuesta de Naciones Unidas, al tiempo que ha confiado en que cumpla el acuerdo con Estados Unidos, "especialmente las medidas para garantizar la seguridad de los residentes en Ashraf".

El Campamento de Ashraf alberga a miembros de la Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (PMOI), un grupo opositor iraní calificado como terrorista por Teherán y Washington. Desde 2009, cuando Estados Unidos cedió su control a Irak, Bagdad intenta expulsar de su territorio al PMOI.