Cientos de personas se han congregado este sábado en las ciudades de Hasaka y Qamishli y Deraa para denunciar el atentado terrorista que ayer se cobró la vida de 26 personas en el barrio de Midan, en Damasco, según informa la agencia oficial de noticias siria, SANA.

Los participantes en la manifestación denunciaron la "injerencia extranjera" en los asunstos internos del país y reafirmaron su apoyo a "una toma de decisiones independiente" sin intervención externa.

En el atentado de este viernes, el tercero de este tipo que se produce en la capital en las últimas dos semanas, han perdido la vida 26 personas, y que quince cadáveres no han podido ser identificados porque han quedado "destrozados por la explosión". Además, ha añadido que 63 personas han resultado heridas.

Previamente, la televisión estatal siria había atribuido a un terrorista suicida la explosión que ha sacudido este viernes el barrio de Maidan, en el centro de Damasco. En las imágenes difundidas por televisión se ha visto un autobús destrozado en cuyo interior había escudos de policías antidisturbios.

Hoy se ha procedido a enterrar los restos mortales de los fallecidos en el atentado. El funeral por las víctimas, envueltas en la bandera siria, se ha desarrollado en la mezquita de Al Hasan.