Fue una escala de un día, pero el Costa Concordia no se le escapó a Berto García, un spotter -fotógrafo de aviones- que cazó la enorme figura del crucero italiano en la bahía de Las Palmas de Gran Canaria. Fue en marzo de 2010. Casi dos años después, aquel barco que hizo su primera y única visita al puerto capitalino es ahora noticia al zozobrar frente a las costas de la Toscana italiana y en el que han fallecido tres personas y unas setenta se encuentran desaparecidas.

Eran las 8.00 de la mañana cuando el Concordia hizo acto de presencia en la bahía capitalina con 3.700 pasajeros a bordo. Sus 292 metros de eslora y 12 cubiertas permanecieron atracados en el Muelle de Santa Catalina durante unas nueve horas. A las cinco de la tarde abandonaba Las Palmas de Gran Canaria, según informaron fuentes portuarias. Y ese fue el momento en el que Berto García captó las instantáneas que compartió con los internautas en su página web bermaxofotos.blogspot.com.

Sin embargo, el Costa Concordia siguió visitando Canarias. Concretamente, lo hacía a Tenerife. Carlos Núñez, director de Bergé Marítima, consignataria de Costa Cruceros en Canarias, indicó ayer que solía recalar en el puerto de Santa Cruz de Tenerife en época de invierno. "Venía cada 15 o 20 días, porque alargaba alguna de las rutas por el Mediterráneo, que era donde centraba la mayoría de sus recorridos", señaló Núñez.

En la isla tinerfeña, el Concordia arribó por primera vez nueve meses después de hacerlo en Gran Canaria. Fue el 3 de diciembre de 2010. La nave, que desplazaba 114.147 toneladas de registro bruto, llevó a Tenerife en aquella ocasión a 4.400 visitantes, 3.200 cruceristas y 1.200 miembros de la tripulación. En enero de 2011 volvió a visitar la isla dos veces, una en febrero con 5.200 turistas, y la última vez fue el 5 de marzo de ese mismo año.

Como es costumbre, el presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, Pedro Rodríguez Zaragoza, intercambió en una de las ocasiones metopas con el capitán de la nave, Francesco Schettino, que fue detenido tras el suceso.