Tokyo Electric Power (TEPCO), operadora de la maltrecha central de Daiichi, pidió hoy "profundas disculpas" a los residentes de Fukushima y a toda la sociedad por "la preocupación y ansiedad" provocados por el accidente nuclear desencadenado por el tsunami de hace un año.

En un comunicado con motivo del aniversario, el presidente de TEPCO, Toshio Nishizawa, se comprometió a mantener los esfuerzos para garantizar unas condiciones estables en la deteriorada central y a trabajar "para el desmantelamiento a medio o largo plazo de los reactores".

Además, "todas las compañías del grupo TEPCO intensificarán sus esfuerzos para atender a los afectados actualmente y hacerles llegar de manera ágil las compensaciones debidas", aseguró.

El Gobierno ha facilitado cerca de 1.700 millones de yenes (unos 15.700 millones de euros) a la eléctrica para permitir el pago de compensaciones, aunque hasta ahora solamente ha llegado a los afectados cerca de un cuarto de esta cantidad, según la agencia Kyodo.

Tras este estancamiento estaría el complicado proceso para solicitar las indemnizaciones y la falta de flexibilidad de la compañía a la hora de valorar los pagos, en muchos casos pospuestos porque la radiación impide ir a las zonas afectadas para calcular el valor de los bienes perdidos.

"Dedicaremos toda nuestra fuerza y todos nuestros recursos para superar los numerosos desafíos que todavía tenemos por delante, recordando siempre que al margen de la tarea que afrontemos, la seguridad debe ser nuestra prioridad", indicó Nishizawa.

El tsunami que siguió al temblor provocó olas de hasta 15 metros que golpearon con fuerza la planta y paralizaron su sistema de refrigeración, lo que desencadenó el peor accidente nuclear desde el de Chernóbil.

El pasado diciembre el Gobierno japonés y TEPCO confirmaron que los reactores están en "parada fría", pero todavía hay cerca de 160.000 personas desplazadas, la mitad de ellas procedentes de la zona de exclusión que rodea la planta, a causa de la radiactividad.

Con motivo del aniversario del accidente se convocaron hoy varias manifestaciones antinucleares en distintas ciudades del país, incluida Tokio, donde una gran marcha recorrió el centro de la ciudad para pedir el "apagón" definitivo de las plantas atómicas del país.