El ministro de Inteligencia iraní, Heydar Moslehi, ha acusado este viernes a los servicios de Inteligencia de Alemania y Francia de estar involucrados en los asesinatos de varios científicos iraníes relacionados con el programa nuclear, que han muerto en los últimos años en ataques o atentados con bomba.

El 11 de enero de este año, un ataque bomba acabó con la vida del científico nuclear Mostafá Ahmadi Roshan, explosión que tuvo lugar en el segundo aniversario del asesinato del científico nuclear Masoud Alí Mohammadi, ocurrido el 11 de enero de 2010.

El 29 de noviembre de 2010 el profesor universitario Fereidoun Abbassi Davani, secretario general de la Organización de la Energía Atómica de Irán (OEAI), sufrió un atentado, aunque sobrevivió. Ese mismo día, otro profesor universitario y científico nuclear, Mohsen Fajrizadé Mahabadi, fue asesinado en un ataque terrorista con bomba en Teherán.

El Gobierno iraní había acusado anteriormente a Estados Unidos e Israel de estar detrás de estos ataques. Pero Moslehi ha culpado este viernes a Francia y Alemania de estar también detrás de estos ataques.

"En esta redes, vemos conexiones con los servicios de información de Alemania, Francia, Reino Unido, Israel, Estados Unidos y las agencias de Inteligencia regionales", ha señalado el ministro, citado por la agencia estatal de noticias IRNA.

Hasta ahora, Washington ha negado que haya participado en estos asesinatos y Tel Aviv se ha negado a comentarlo. A finales de junio, el Ministerio de Inteligencia iraní anunció que todas las personas involucradas en los atentados contra científicos habían sido detenidos.

El 1 de julio entraron en vigor las sanciones aprobadas a principios de este año por la Unión Europea contra el petróleo iraní en un intento por presionar a la República Islámica para que abandone su programa nuclear.