El canal de televisión panárabe Al Mayadeen ha emitido este viernes un vídeo en el que un ciudadano palestino presuntamente confiesa haber envenenado al expresidente palestino Yasir Arafat a petición de los servicios de Inteligencia israelíes (Mossad), tal y como recogen medios palestinos e israelíes.

En el vídeo, supuestamente grabado en la prisión israelí de Negev en 2006, se ve a un reo palestino sospechoso de ser un espía para Israel. El prisionero, del que no se facilita nombre, dice a su "interrogador" --al parecer, otro preso palestino-- que puso veneno en la comida de Arafat en la cocina de la Mukata con la ayuda de uno de los cocineros.

La Mukata es el complejo presidencial en la localidad cisjordana de Ramala en el que Arafat estuvo encerrado entre diciembre de 2001 y octubre de 2004 después de que el Gobierno israelí decidiera restringir su libertad de movimientos como castigo a su presunta implicación en las acciones armadas de las facciones palestinas. Tel Aviv permitió que saliera del cerco en octubre de 2004 por motivos de salud, pocos meses antes de su muerte.

El reo asegura asimismo que fue reclutado por los servicios de inteligencia israelíes en 2002 y que otro "colaborador" fue trasladado junto a él a Jerusalén para trabajar. Una vez allí, según su declaración, le dieron un uniforme militar y se entrenó durante dos meses con soldados israelíes antes de ser trasladado a Jerusalén, donde le mostraron un vídeo sobre la Mukata, incluyendo la habitación del exmandatario palestino y la cocina.

Igualmente, agrega que el grupo de colaboradores recibió órdenes de envenenar a Arafat y que recibieron un pago en junio o julio de 2004 a tal fina. Además, se les entregó veneno y se les dijo que les matarían en caso de que se echaran atrás.

En el vídeo, esta persona explica que él y otros colaboradores accedieron a la Mukata con la cooperación de uno de los guardias del complejo. Según sus declaraciones, uno de los cocineros se negó a añadir el veneno a la comida, aunque un segundo sí aceptó la proposición.

El que fuera presidente de la Autoridad Palestina falleció en noviembre de 2004 en París a los 75 años de edad, unos días después de ser ingresado. Fue el fundador del movimiento Al Fatá, que se uniría a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y más tarde se convertiría en partido.

Líder de las guerrillas palestinas y considerado un traidor por los grupos más radicales por aceptar en la década de 1970 la existencia de Israel, negoció los Acuerdos de Madrid y de Oslo de los años noventa, la opción más clara de paz a la que estuvieron a punto de llegar Israel y los Territorios Ocupados Palestinos en 60 años de conflicto.

Ocho años después, se desconoce la verdadera causa de la muerte de Arafat, ya que los médicos franceses que lo trataron dijeron que no habían podido establecerla, aunque entonces los medios hablaron de una enfermedad relacionada con el riñón o de cáncer.

Los medios de comunicación sugirieron después de su fallecimiento que el responsable podría ser el Mossad, el servicio de inteligencia exterior de Israel.