Los debates políticos en televisión han dejado un sinfín de anécdotas sorprendentes a lo largo de su no tan larga historia. Pero si algunos se recuerdan por su comicidad, otros solo han servido para difundir actitudes muy poco democráticas.

Cuando hace solo semanas que un diputado neonazi griego agredía con descaro en televisión a dos de sus rivales en un gesto que dio la vuelta al mundo, en Jordania el susto ha sido mayor. En plena tertulia, el político Mohammed Shawabka esgrimió una pistola para amenazar a su oponente, Mansur Murad. Acalorado por la discusión del debate, lanzó primero un zapato a Murad para, acto seguido llevarse la mano a un revólver que guardaba bajo la americana.

El moderador trató de poner orden mientras el agredido no se arredraba ante las amenazas de Shawabka, que sostuvo en su mano por unos instantes interminables el arma, hasta que depuso en su actitud, mientras el canal cerraba la emisión del programa.

Ahora, el agredido ha presentado una denuncia a la policía. Y espera que la reacción agresiva de su oponente tenga, al menos, alguna consecuencia política.