Un altar dedicado al "santo de los narcotraficantes", Jesús Malverde, fue hallado por soldados mexicanos en un recorrido con la prensa por un narcotúnel que llegaba hasta Estados Unidos, informaron hoy fuentes militares.

El pretendido lugar sagrado, en el que también había imágenes de la Virgen de Guadalupe y de Jesucristo, estaba en el túnel descubierto anoche en Tijuana, en la frontera con San Diego (California, Estados Unidos).

En el altar rústico, de medio metro de largo por unos treinta centímetros, había además monedas de cinco y diez pesos (0,4 y 0,8 dólares).

La construcción, segunda hallada esta semana en la urbe tras otra parecida encontrada el miércoles, estaba en la delegación Centenario de Mesa de Otay, en el nordeste de la ciudad y fue detectada cuando ya entraba unos cien metros en Estados Unidos, bajo la frontera común.

En un rápido recorrido por el túnel encabezado por el general Gilberto Landeros Briseño, comandante de la Segunda Zona Militar, se observaron las condiciones generales en que estaba este pasadizo de 350 metros.

El mando castrense confirmó que en el narcotúnel, cuya profundidad es de 10 metros, se encontraron 50 toneladas de droga.

Refirió además que estaba dentro de un terreno ubicado en una zona residencial donde vive gente de bajos recursos económicos.

Hasta ahora personal militar ha hecho un reconocimiento general del lugar, por lo que se espera que en las próximas horas se proporcionen más detalles puntuales del lugar.

El general Landeros comentó que todavía era prematuro para establecer a quién corresponde la propiedad de este lugar, cerca del cual, hace años, fue hallado un gran narcotúnel utilizado por miembros del cártel de Sinaloa, que encabeza Joaquín "El Chapo" Guzmán.

El general dijo también que el combate que está realizando el Ejército contra los grupos criminales en la zona los ha orillado a buscar nuevas formas para movilizar los estupefacientes.

El otro narcotúnel hallado esta semana, aún sin cruzar la línea fronteriza pero a unos 200 metros de ella, estaba más próximo a la garita de Mesa de Otay y operaba el edificio de una empresa que supuestamente se dedicaba al reciclaje.