Una comisión oficial puesta en marcha en Holanda ha registrado 800 denuncias de abusos sexuales a menores en centros de acogida financiados con dinero público durante las últimas décadas, la mitad de ellos casos graves como violaciones, según un informe presentado hoy.

La presidenta de la comisión, Rieke Samson, declaró en una rueda de prensa que se ha sentido "sorprendida" con los hallazgos de la investigación, en particular por el hecho de que en un 50 % de los casos los agresores eran otros menores -de una edad aproximada de 15 años-, que a su vez también habían sufrido abusos.

El resto de casos serían responsabilidad de adultos, tanto hombres como mujeres sin antecedentes, y de una edad media de 37 años.

La llamada "comisión Samson" concluyó además que el riesgo de sufrir abusos sexuales en un centro de acogida es "dos veces mayor" que el que corren otros menores que no hayan ingresado en ese tipo de instancias.

La comisión ha enviado 42 casos de abusos al Ministerio Fiscal para que inicie investigaciones judiciales, las cuales no son posibles en el resto de casos por prescripción del delito, según el informe.

La naturaleza de los abusos va desde "penetraciones u otro tipo de contacto genital" a casos de tocamientos, que se producían de manera reiterada durante varios años.

Las conclusiones del informe también han sido críticas con el papel de las autoridades públicas a la hora de atajar los abusos, los cuales apenas se denunciaban.

La comisión, que ha estudiado casos de abusos sexuales ocurridos desde 1945 hasta 2010 en centros y familias de acogida financiados por el Estado, se creó a instancias del Gobierno en abril de 2010.

Otra comisión oficial reveló en 2011 que hasta 20.000 niños fueron víctimas de abusos sexuales desde 1945 hasta la actualidad por parte de miembros de la Iglesia Católica.

Además, la cadena de televisión RTL 4 reveló este fin de semana que más de 400 pacientes de hospitales psiquiátricos han sido víctimas de abusos sexuales desde 2007.