El Ejército Libre Sirio (ELS) ha capturado a trece miembros del grupo chií libanés Hizbulá cerca de la ciudad de Homs, en el centro de Siria, dijo hoy a Efe el consejero de información de los insurgentes, Fahd al Masri.

El portavoz aseguró que los combatientes de Hizbulá fueron aprehendidos hace diez días tras "duros enfrentamientos" con el ELS, en los que supuestamente murieron varios miembros de esta organización libanesa.

Según Al Masri, los prisioneros han confesado pertenecer a Hizbulá y algunos han reconocido haber participado en operaciones en Siria porque "pensaban que llevaban a cabo una obra 'yihadista' para frustrar un complot contra" ese país.

El representante del ELS consideró que puede haber decenas, e incluso cientos, de militantes de Hizbulá, aliado del régimen de Damasco, en distintos puntos de Siria, sobre todo, en las inmediaciones de Damasco y Homs, "porque son zonas estratégicas".

Aseguró que en estas provincias sirias hay túneles a través de los cuales el régimen de Bachar al Asad hace llegar armas iraníes a Hizbulá.

"Últimamente ha habido movimientos extraños y tememos que el régimen sirio haya enviado armas prohibidas internacionalmente a Hizbulá, cuyo destino está vinculado con el futuro del régimen sirio", señaló.

El pasado 3 de octubre, Al Masri dijo a Efe que el ELS había matado a Mohamed Husein al Hach Nasif, considerado el jefe de operaciones de las milicias de Hizbulá dentro de Siria, en un ataque en Homs.

Sin embargo, un diputado de Hizbulá, Kamel al Rifai, negó posteriormente en el Líbano que su grupo participe en el conflicto armado en Siria.

"Si Hizbulá hubiese querido interferir en la crisis siria habría impedido el contrabando de armas y de elementos armados que utilizan la carretera entre Beirut y Arsal", localidad fronteriza del este del Líbano, afirmó Al Rifai al periódico "Al Sharq al Ausat" en una entrevista.