La petrolera BP pagará 4.500 millones de dólares en multas y otras compensaciones a lo largo de cinco años y se declarará culpable por la explosión de una plataforma y el derrame de crudo en el Golfo de México en 2010, informó hoy la compañía.

"Lamentamos profundamente la trágica pérdida de vidas causada por el accidente y el impacto del derrame en la región costera del Golfo", señaló el ejecutivo principal de BP, Bob Dudley en un comunicado.

"Pedimos perdón por nuestro papel en el accidente y, como lo refleja la resolución hoy con el gobierno de Estados Unidos, hemos aceptado la responsabilidad por nuestras acciones", añadió.

Se espera que BP y funcionarios del Gobierno de Estados Unidos anuncien hoy los detalles de su acuerdo en Nueva Orleans, Luisiana.

Como parte del acuerdo la firma, con sede en Londres, pagará 525 millones de dólares, a lo largo de tres años, para resolver sus disputas con la Comisión de Valores (SEC) de Estados Unidos.

El accidente industrial, que comenzó el 20 de abril de 2010 cuando estalló la plataforma Deep Water Horizon de exploración petrolera, causó la muerte de 11 de los 126 trabajadores a bordo, e inició un derrame de crudo que continuó durante meses.

BP indicó asimismo que añadirá 3.850 millones de dólares a la reserva que ha hecho de 38.100 millones de dólares para atender los reclamos resultantes del desastre.

BP ha aceptado declararse culpable de 11 cargos contra los oficiales de la plataforma por la muerte de 11 trabajadores, y otros cargos de violación de las leyes de Aguas Limpias, el tratado de Aves Migratorias y un cargo de obstrucción en la investigación del Congreso.

La mayor parte de las multas, 2.400 millones de dólares, irá a la Fundación Nacional de Pesca y Vida Silvestre para compensar por los trabajos de restauración de las áreas costeras del Golfo de México.

Otros 350 millones de dólares estarán destinados a la Academia Nacional de Ciencias por su investigación de los efectos del derrame que durante 87 días volcó casi cinco millones de barriles de crudo en el Golfo.

El acuerdo, si lo acepta un juez federal, todavía no pone fin a los posibles litigios por el derrame petrolero. BP y sus socios en la exploración petrolera en aguas profundas podrían ser blanco de cargos civiles iniciados por el Departamento de Justicia.