El presidente de Francia, Francois Hollande, aseguró hoy en Tombuctú que los "combates no han terminado" en el norte de Mali a pesar de la recuperación de esta ciudad y de la vecina Gao, que hasta el principio de esta semana estaban en manos de radicales islámicos.

"Los combates no han terminado. Sería un error pensar que porque hemos recuperado con nuestros amigos malienses la capacidad de asegurar ciudades como Gao o Tombuctú, podemos pararnos aquí", dijo Hollande en un discurso dirigido a las tropas francesas y malienses acuarteladas en Tombuctú.

Junto a su homólogo maliense, Dionkunda Traoré, el mandatario francés felicitó a las fuerzas galas y malienses por su trabajo.

"No ha sido fácil, porque los terroristas avanzaron (...) Habéis conseguido una misión excepcional junto al Ejército de Mali", dijo el dirigente galo dirigiéndose a los soldados a quienes también agradeció su contribución "a asegurar la soberanía de Mali".

Hollande llegó este sábado al país africano en su primera visita desde que el pasado 11 de enero soldados franceses desembarcaron en Mali para apoyar al Ejército nacional en su lucha contra los grupos armados salafíes que controlaban desde el pasado junio las tres provincias septentrionales.

El jefe de Estado francés, que dio por terminada la primera misión de sus tropas (frenar el avance insurgente y recuperar las principales ciudades del norte) agradeció también la "acogida magnífica" ofrecida por las autoridades y los ciudadanos de Tombuctú.

Además, insistió en que Francia no tiene vocación de quedarse y expresó su deseo de que la misión internacional de apoyo a Mali (AFISMA, según sus siglas en inglés), tome el relevo de la operación militar para "garantizar la seguridad de todo el territorio".

"Estoy aquí para mostraros nuestra admiración y nuestra gran satisfacción", señaló a los uniformados Hollande antes de insistir en que "la operación continúa" y en pedirles que trabajen por proteger a los civiles y evitar cualquier abuso contra la población.

Por su parte, Traoré agradeció a ambos ejércitos su trabajo, "hecho con eficacia y profesionalismo", según sus palabras, y subrayó "que todo Mali y cada maliense agradecen la rápida y masiva respuesta de Francia".

No obstante, hizo una llamada de atención indirecta al mandatario francés al asegurar que ambos Ejércitos habían liberado juntos Kona, Diabali, Gao y Tombuctú y que juntos "van a liberar Kidal y Tesalit".

Las tropas francesas se desplazaron sin apoyo maliense a Kidal, y se hicieron con el control del aeropuerto.

Esta ciudad está ocupada por el grupo independentista tuareg Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA), que sostiene haber expulsado a los radicales islámicos y que ha mostrado su disposición a colaborar con el Ejército francés y a dialogar con Bamako siempre que las fuerzas malienses no entren en la ciudad.

Este movimiento de las tropas francesas ha sido criticado por gran parte de la clase política de Bamako, que rechaza cualquier diálogo con los rebeldes, tanto con los independentistas laicos, como con los radicales islámicos.

Hollande, que viaja junto a los ministros de Exteriores, Defensa y Desarrollo. llegó a Sevaré esta mañana, centro de operaciones al comienzo de la ofensiva militar, se desplazó después acompañado por Traoré a Tombuctú y tiene previsto terminar su visita en Bamako.