Varios miles de simpatizantes del partido gubernamental Al Nahda se concentraron hoy de manera pacífica en el centro de la capital tunecina para mostrar su apoyo al Ejecutivo después de tres días de continuas protestas multitudinarias en todo el país pidiendo la dimisión del Gobierno.

Paralelamente, continúa la incertidumbre sobre la remodelación del equipo de Gobierno, después de que el primer ministro, Hamadi Yabali, secretario general de Al Nahda, insistiera en su determinación de crear un Ejecutivo de tecnócratas mientras que la dirección de su partido propone formar un gobierno de Unidad Nacional.

Convocados por una plataforma cercana a Al Nahda, Ekbes, alrededor de 4.000 personas con banderas de Túnez y del partido islámico se dieron cita frente al Teatro Municipal, situado en la céntrica avenida Habib Burguiba.

Entre gritos de "Alá es grande" y seguidos de cerca por un importante despliegue policial, los participantes llevaban carteles en los que se leía "El pueblo quiere Al Nahda de nuevo" o "El pueblo musulmán quiere más islam".

"Estamos aquí porque también condenamos la violencia venga de donde venga y para apoyar la unidad del pueblo tunecino, porque este es el verdadero islam, el del diálogo y el de la paz", dijo a Efe Naser Kalani, que se presentó como militante de Al Nahda.

El asesinato a tiros, el pasado miércoles, del opositor de izquierdas Chukri Bel Aid desató una oleada de protestas en todo el país para condenar la violencia política, pero también para pedir la dimisión del Ejecutivo.

Ayer, coincidiendo con el entierro de Bel Aid, en el que se dieron cita miles de personas, muchas voces responsabilizaron de su muerte a Al Nahda.

Ante sus seguidores y simpatizantes, el dirigente de Al Nahda Lutfi Zituni pronunció hoy un discurso en el que acusó de la violencia política a grupos "contrarrevolucionarios" del antiguo régimen, que no citó, para luego asegurar que la disuelta Reagrupación Constitucional Democrática (RCD) del depuesto dictador Zin el Abidín Ben Ali se encuentra "oculta" en la formación opositora Nidá Tunis, del ex primer ministro de la transición Beyi Caid Essebsi.

"Los que nos presionan quieren empujarnos hacia la guerra civil", dijo Zituni, que también pidió el apoyo "a la legitimidad del Gobierno" y "la protección de la revolución".

Asimismo, aseveró que con "el pretexto de un crimen político" se está pretendiendo destruir la "revolución" y su partido, que según subrayó cuenta con la "legitimidad (electoral) y la legalidad".

No obstante esta demostración de fuerza de Al Nahda, sus dirigentes políticos continúan divididos sobre la formación de un nuevo Ejecutivo, que debe ser de tecnócratas, según el primer ministro, y de Unidad Nacional, según la dirección ejecutiva del partido.

"Yabali está haciendo sus contactos y reuniones para formar su gobierno de tecnócratas, pero hasta ahora no hay nada claro", dijo hoy a Efe Samir Triki, miembro de la ejecutiva de esta formación islámica.

Este dirigente de Al Nahda, que es también líder de las juventudes del partido, agregó: "Por nuestra parte, estamos hablando con todos los partidos más representativos (...) Estamos buscando una oportunidad para ampliar la alianza de la troika (gubernamental) y obtener una unión más amplia que supere a la troika en número, para formar un gobierno de Unidad Nacional".

Según Triki, el objetivo de su agrupación, que ya mostró su disconformidad el pasado jueves con la iniciativa de Yabali de reunir a un equipo de tecnócratas, es "desbloquear esta situación y preservar la paz social".

No obstante, Triki puntualizó que su formación no ha entablado contactos con el partido Nidá Tunis, una de las principales agrupaciones de la oposición.

Además, Triki insistió en que desde Al Nahda continuarán hablando con Yabali para intentar alcanzar un acuerdo.

Por su parte, Yabali, en unas declaraciones recogidas por la agencia estatal TAP, amenazó con poner su cargo a disposición del presidente del país, Monsef Marzuki, en caso de que su iniciativa no salga adelante.

"Si esta formación es aceptada (...) continuaré en el puesto de presidente del Gobierno. Pero, en caso de que no sea aceptado (el gobierno tecnócrata), o de que no obtenga la confianza (del Parlamento), pediré al presidente de la República que busque un nuevo candidato para formar gobierno", dijo Yabali.

El primer ministro explicó que ha pedido a todos los partidos que presenten sus propuestas o candidatos antes del lunes, y agregó que anunciará su nuevo equipo "a mediados de la semana que viene, como muy tarde".