La Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) ha informado este jueves de que las negociaciones celebradas el miércoles en Teherán concluyeron, una vez más, sin un acuerdo que permita investigar sobre el terreno los supuestos propósitos militares del programa nuclear de la República Islámica.

Herman Nackaerts, el subdirector general de la AIEA , ha declarado a la prensa en su regreso a Viena que las dos partes "no han firmado ningún documento". El subdirector ha asegurado también que el organismo está dispuesto a seguir negociando, pero ha advertido de que necesitaba más tiempo para reflexionar sobre los próximos pasos y que de momento, no se ha establecido una fecha para el próximo encuentro.

Los representantes de los países que conforman el llamado grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia y China, más Alemania) se reunirán con los de Irán el próximo 26 de febrero en Kazajistán para hablar sobre el programa nuclear de Teherán.

La AIEA aspira a que Irán facilite la inspección de su industria para aclarar si, como sospechan las potencias internacionales, existe un plan armamentístico oculto. La República Islámica, en cambio, defiende que su programa atómico, incluido sus planes de enriquecimiento de uranio, únicamente tiene fines pacíficos.

El director de la Organización de la Energía Atómica de Irán, Fereydun Abbasi Davani, ha anunciado este miércoles que su país ha empezado a instalar desde finales de enero nuevas centrifugadoras de última generación en la planta de Natanz, en la que se están llevando a cabo labores de enriquecimiento de uranio hasta un cinco por ciento.

La introducción de la nueva tecnología podría capacitar a Irán para enriquecer uranio a mayor velocidad e incrementar, por tanto, las posibilidades armamentísticas de su programa nuclear. Irán ha insistido en todo momento en que sus labores de refinado de uranio tienen objetivos meramente energéticos, pero las grandes potencias han advertido de que si la República Islámica consigue enriquecer uranio hasta el 90 por ciento, daría los pasos necesarios para desarrollar armamento atómico.