Al menos diez personas murieron hoy y otras sesenta resultaron heridas en una cadena de atentados perpetrados con coches bomba en el este de Bagdad, informaron a Efe fuentes policiales.

Un total de seis vehículos estallaron en el distrito de Ciudad Sadr y sus inmediaciones, en el este de la capital, de mayoría chií.

Hay heridos de distinta gravedad, por lo que las fuentes no descartaron que el número de víctimas mortales pueda aumentar.

El ataque más mortífero se registró en un mercado popular en el área de Al Huseiniya, donde cuatro personas perdieron la vida y otras quince resultaron heridas por el estallido de un coche bomba.

Explosiones similares se produjeron en otros dos mercados, uno de ellos de pollos, en una intersección de calles y en dos aparcamientos.

La violencia ha aumentado en Irak en el último año tras la retirada de las tropas estadounidenses en diciembre de 2011, con numerosos atentados, muchos de ellos contra las fuerzas de seguridad y los chiíes.

En la actualidad, el país vive una crisis política originada por las protestas en las provincias de mayoría suní, donde los manifestantes se quejan de la marginación, que dicen que sufren por parte del Gobierno del primer ministro, el chií Nuri al Maliki.