Al menos 51 personas han muerto en Argentina a consecuencia del temporal que azotó Buenos Aires y La Plata, "un tsunami de lluvia" que causó además miles de evacuados y damnificados e importantes daños materiales, informaron hoy las autoridades.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, cuya capital es La Plata, Daniel Scioli, anunció que el número de víctimas mortales solo en esa localidad alcanza al menos 46, mientras que en Buenos Aires fueron seis.

"Tengo la profunda tristeza de confirmarles que hay 46 víctimas identificadas", dijo el gobernador en una rueda de prensa, tras reunirse con la presidenta argentina, Cristina Fernández, en La Plata, a 60 kilómetros al sur de la capital del país.

El Gobierno nacional trabaja junto a las autoridades provinciales y locales para desalojar las viviendas anegadas este martes por el agua, que superó el metro y medio en algunas zonas, como en los barrios de Las Lomas y Tolosa, de La Plata, ciudad a 60 kilómetros de Buenos Aires capital.

Poco antes de proporcionar las últimas cifras de víctimas mortales, Scioli explicaba en otra comparecencia que todos los esfuerzos están dirigidos a "salvar las vidas que se puedan salvar", porque es "lo prioritario".

"Fue un diluvio sin precedentes en la historia, por eso a la gente le ha sorprendido de la peor manera y algunos no han tenido tiempo a poder escapar de esta trampa fatal", relató.

El Ejército y los bomberos trabajan "casa por casa" para rescatar a las personas que quedaron aisladas por el agua en los tejados de sus casas y a quienes tuvieron que refugiarse en los árboles.

Las televisiones locales muestran las secuelas del temporal en los barrios de La Plata y la evacuación de, en su mayoría, ancianos, que son trasladados a los centros médicos en botes de goma.

Los vecinos que pudieron resguardarse del fuerte torrente de agua califican de "impresionante e increíble" el río que recorrió las calles "llevándose a su paso muebles, coches" y enseres de todo tipo.

"Si muchas más personas no murieron ayer fue porque Dios no quiso. Es muy difícil, estoy con una angustia tremenda", dijo Roberto, uno de los afectados en el caso del barrio porteño de Saavedra, que perdió a su primo en el temporal.

"La situación es muy compleja", afirmó Scioli al referirse al rescate y la ayuda a los damnificados.

Para aumentar la eficacia de las tareas, las escuelas se han constituido en centros de evacuación y las autoridades han pedido a la población que no se traslade a la capital para que las líneas de comunicación con La Plata sean fluidas.

Junto a Scioli también compareció ante los medios el ministro provincial de Seguridad, Ricardo Casal, quien explicó que la situación más dura fue esta madrugada, cuando el agua llegó a niveles muy altos "y no hubo posibilidad de sobrevolar ni tener auxilio aéreo".

El ministro nacional de Planificación, Julio de Vido, aseguró a su vez que lo que se vio este martes fueron "imágenes desgarradoras" y explicó que más de 73.000 hogares siguen sin luz de los 250.000 que sufrieron cortes por la tormenta en Buenos Aires.

Pese a que el temporal arrasó las viviendas de los vecinos del barrio platense de Tolosa, el agua no llegó al interior de la casa donde nació la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, en la que aún reside su madre, Ofelia Wilhem.