Corea del Sur y Estados Unidos han elevado este miércoles su nivel de alerta ante las informaciones de Inteligencia que apuntan a que Corea del Norte podría llevar a cabo de forma inminente otra prueba con misiles balísticos.

El Mando de Fuerzas Combinadas (CFC) ha elevado desde el tres -estado normal- al dos el nivel de alerta para fortalecer la vigilancia y aumentar el número de efectivos de Inteligencia, según han informado fuentes militares a la agencia de noticias Yonhap.

En concreto, las fuerzas surcoreanas han creado un equipo de emergencia encargado de monitorizar y analizar los últimos movimientos del régimen comunista, de acuerdo con su versión.

Estos movimientos se producen después de que un funcionario estadounidense revelara a la cadena CNN que Corea del Norte se dispone a lanzar un misil balístico 'Musudan' desde su costa oriental, porque ya le han inyectado el combustible y colocado en una lanzadera.

Fuentes del Gobierno surcoreano han apuntado a Yonhap que en caso de que fallara, podría lanzar varios misiles balísticos 'Musudan' y 'Nodong' --de medio alcance-- y 'Scud' --de corto alcance-- desde sus costas oriental y occidental.

Todas las versiones coinciden en que el primer lanzamiento podría llevarse a cabo el próximo 15 de abril, para que coincida con la fecha del nacimiento del fundador de la patria norcoreana, Kim Il Sung, abuelo del actual líder norcoreano, Kim Jong Un.

La Casa Blanca cree que Corea del Norte podría llevar a cabo otra prueba con misiles balísticos en cualquier momento, de acuerdo con información de Inteligencia, según ha informado un funcionario estadounidense a la cadena CNN.

El funcionario estadounidense ha revelado que, conforme a las imágenes satelitales, Corea del Norte ha completado los preparativos para lanzar uno de los dos misiles balísticos que esta semana ha trasladado a sus costas.

El funcionario estadounidense ha advertido de que esta vez el régimen comunista podría llevar a cabo el lanzamiento de su misil balístico sin emitir las alertas de navegación aérea y marítima internacionales a las que está obligado.

"Deseamos que lo notifiquen, pero en estos momentos no lo esperamos, así que estamos trabajando sobre la hipótesis de que no lo van a hacer", ha dicho, bajo condición de anonimato.