La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, informó hoy de que se han producido siete muertos en incidentes y al menos 61 heridos derivados de las manifestaciones convocadas por la oposición tras la proclamación ayer de Nicolás Maduro como ganador de las elecciones del domingo.

"En estos hechos violentos fallecieron siete venezolanos, de esos siete, uno de ellos era funcionario policial, de la Policía del Táchira (oeste)", indicó Ortega en una comparecencia pública.

"Además tenemos registrados 61 personas lesionadas", agregó Ortega al señalar que a una de las personas heridas le prendieron fuego y "pretendían matarla quemándola viva".

La fiscal general también reportó destrozos en centros médicos, sedes de la compañía telefónica pública, edificios públicos y negocios privados.

El candidato de la oposición, Henrique Capriles, llamó ayer a protestar "en paz" y con un cacerolazo contra la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de proclamar a Maduro como ganador de las elecciones del domingo.

En horas de la tarde se produjeron manifestaciones y protestas en diferentes puntos del país en contra de esa decisión, en las que se produjeron los incidentes.

Ortega señaló que hasta el momento hay 135 personas detenidas que van a ser presentadas ante la justicia mañana y afirmó que "estos hechos podían constituir los delitos de instigación al odio y desobediencia de las leyes.

Afirmó que si llegan a encontrar indicios de coordinación se pueda imputar el delito de asociación para delinquir, en cuyo caso se solicitaría "la incautación de bienes y la congelación de las cuentas" de los responsables.

Indicó que el Ministerio Público tomará todas las medidas "que sean necesarias" para mantener la paz en el país e hizo un llamado a los venezolanos "a la reflexión".

Ortega dijo que Venezuela es un Estado de derecho y que existen mecanismos para resolver las controversias, y aseguró que Capriles hasta el momento no se ha dirigido al CNE para presentar una impugnación de los resultados.

"Hasta este momento, hasta esta hora, el candidato que no fue beneficiado por el pueblo venezolano no ha acudido al CNE", dijo, al asegurar que ese es el mecanismo para protestar.

Críticas de Capriles

Mientras, el líder opositor venezolano Henrique Capriles denunció hoy que el Gobierno de Maduro ordenó los hechos de violencia ocurridos el lunes en el país para evitar un recuento de votos.

"El ilegítimo y su Gobierno ordenó que exista violencia para evitar el conteo de los votos! Ellos son los responsables!", escribió Capriles en su cuenta en la red social Twitter.

"Los que están conmigo su camino es la PAZ, los que quieran violencia bien lejos con nosotros!", indicó Capriles en su cuenta en esa red social.

"Los que están conmigo aman la PAZ! Nadie se salga de ese camino! El Gob quiere violencia! Nadie pise el peine! El ilegítimo quiere eso", agregó.

Capriles ha reiterado que hasta que se haga el recuento de todos los votos no reconocerá el triunfo de Maduro, a quien considera presidente "ilegítimo", y ha llamado a sus seguidores a que demanden "en paz" ante las sedes regionales del Consejo Nacional Electoral (CNE) el recuento de todos los votos.

Maduro obtuvo un ajustado triunfo en las elecciones del domingo con 272.865 votos de diferencia, 7.575.506 votos para Maduro (50,78%) y 7.302.641 para Capriles (48,95%), según el CNE.

El presidente del Parlamento de Venezuela, Diosdado Cabello, anunció hoy que pedirá que se haga "una averiguación penal" a Capriles, al que calificó de "fascista", y le responsabilizó de las protestas e incidentes registrados el lunes tras la proclamación de Nicolás Maduro como presidente electo.

"Capriles fascista, me encargaré personalmente que pagues por todo el daño que le estás haciendo a nuestra Patria y a nuestro Pueblo", escribió Cabello en uno de sus mensajes.

Cabello hará hoy la solicitud para que se de inicio "a una averiguación penal a Capriles por la violencia generada en el país" en el pleno de la Asamblea Nacional (AN, unicameral), con mayoría oficialista.