La organización feminista FEMEN ha solicitado este martes al fundador de Facebook, Marck Zuckerberg, que restaure el acceso a la cuenta principal del grupo en la red social, apenas una semana después de que la compañía decidiera su cierre bajo el motivo formal de publicar pornografía y promover la prostitución.

"FEMEN continúa presionando para conseguir que se vuelva a permitir el acceso a la cuenta, cerrada en base a acusaciones absurdas de prostitución. Solicitamos que se comprenda esta situación tan pronto como sea posible y que se nos rehabilite, tal y como ocurrió con la cuenta de FEMEN Francia, cuyo contenido es idéntico", ha sostenido la organización.

"Para nosotras Facebook no es diversión, sino una herramienta para transformar el mundo y proteger los derechos de las mujeres en base a la igualdad con nuestra desnudez y audacia. ¡Zuckerberg, FEMEN no es pornografía, devuélvenos nuestro Facebook!", ha remachado el grupo.

La polémica en torno a FEMEN y a sus actos no es nueva, ya que sus protestas han desencadenado múltiples reacciones encontradas en los últimos años. El grupo, fundado en 2008, se hizo conocido por sus actos de protesta en 'top less' contra el turismo sexual en Ucrania, las instituciones religiosas, las agencias de matrimonio internacionales y el sexismo, entre otros temas.

El mayor escándalo estuvo protagonizado por la cofundadora del grupo, Inna Shevchenko, quien derrumbó una cruz ortodoxa en Kiev erigida como monumento a los católicos del Este que fueron víctimas de la persecución soviética como gesto de protesta por la condena contra tres miembros de el grupo femenino de punk ruso Pussy Riot.

FEMEN se define como "una organización de mujeres activistas en 'top less' que defienden su igualdad sexual y social en el mundo". "FEMEN es el fundador de una nueva ola de feminismo del tercer milenio y tiene seguidores en todo el mundo", apunta en su página web.