El presidente interino de Egipto, Adli Mansur, ha aprobado este lunes un decreto en el que se otorga competencias para ratificar leyes por decreto y marca un periodo en el que deberán celebrarse elecciones presidenciales y parlamentarias tras la aprobación de las enmiendas a la Constitución.

El documento establece que el periodo de transición, que se ha iniciado con la publicación de esta declaración constitucional y que terminará con la celebración de los comicios presidenciales, que habrán de tener lugar en el plazo de seis meses, según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'.

Como primer paso, las nuevas autoridades tendrán que establecer un grupo de trabajo en el plazo de 15 días que tendrá como objetivo enmendar la Constitución, suspendida la semana pasada por el Ejército.

La suspensión de la Carta Magna supuso el derrocamiento del hasta entonces presidente Mohamed Mursi, que accedió al poder hace apenas un año tras las primeras elecciones democráticas tras la revolución de 2011, que se saldó con la caída de Hosni Mubarak el 11 de febrero de ese mismo año.

Los cambios que se introduzcan en la Constitución serán presentados a referéndum, que tendrá que celebrarse en el plazo máximo de cuatro meses. Posteriormente, el país celebraría elecciones parlamentarias, previstas para el mes de febrero, tras lo que el nuevo Parlamento convocaría los comicios presidenciales.