El presidente en funciones ucraniano, Oleksander Turchinov, ha ordenado que las Fuerzas Armadas entren en alerta de combate y denuncia que no existe justificación alguna para la "agresión" de Rusia contra Ucrania.

"Una intervención militar sería el inicio de una guerra y el final de cualquier relación entre Ucrania y Rusia", ha afirmado Yatseniuk en rueda de prensa tras una reunión de más de tres horas con la cúpula militar y de Defensa ucraniana.

"Los militares están en el nivel más alto de alerta, se ha incrementado la seguridad en las instalaciones nucleares y los aeropuertos. Pido calma a todos", ha añadido el presidente en funciones ucraniano.

Las presuntas amenazas para la vida de la población rusófona de Crimea que esgrime Moscú de cara al mundo "son inventadas y falsas", puntualizó, al subrayar que el nuevo Gobierno de Ucrania no se plantea ningún acto represivo contra los crimeanos que se nieguen a reconocer a las nuevas autoridades del país.

El Estado "defiende a todos los ciudadanos de Ucrania, sin importar en qué región viven, en qué idioma se comunican o a qué iglesia acuden", afirmó el jefe de Estado en funciones.

Turchinov subrayó que el Consejo de Seguridad Nacional y Defensa ha trazado un plan de acción para el caso de una agresión militar directa por parte de Rusia, al tiempo que pidió a la población que mantenga la calma y la fe en Ucrania, aparcando cualesquiera diferencias, y no permita desordenes, provocaciones y saqueos.

Por su parte, el ministro de Defensa interino, Ígor Teniuj, confirmó que "el Ejército ucraniano ha sido puesto en plena disposición de combate" y aseguró que "el estado moral de los oficiales y soldados está muy alto".

"Espero que con ayuda de negociaciones se consiga normalizar la situación tanto en Crimea como en todo el país", puntualizó.

Simultáneamente, el Gobierno de Kiev ha pedido urgentes acciones de la comunidad internacional para disuadir a Rusia de una intervención militar en territorio de Ucrania.

Por su parte, el primer ministro en funciones, Anrseni Yatseniuk, ha instado en conversación telefónica a su homólogo ruso, Dimitri Medvedev, a que se ordene a las tropas rusas el regreso a sus bases en la región de Crimea.

Además, Yatseniuk ha defendido el diálogo como solución al conflicto, aunque ha advertido que una intervención militar es "inaceptable". "Ucrania está lista para defender su soberanía", ha asegurado.

Avistados buques rusos

Dos buques antisubmarinos rusos han sido avistados en las costas de la región de Crimea, lo que supondría una violación del acuerdo de alquiler del puerto de Sebastopol, base de la Flota del Mar Negro de la Marina Rusa.

Según ha informado la agencia de noticias Interfax citando fuentes militares ucranianas, los barcos forman parte de la Flota del Báltico, pero ahora estarían en la bahía de Sebastopol.