Los ministros de Exteriores de la Unión Europea celebrarán este lunes una reunión extraordinaria para abordar la situación en Ucrania tras el aumento de la tensión en la península de Crimea, informó el Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea (EEAS).

El encuentro, que fue convocado por la alta representante de la Unión Europea, Catherine Ashton, tendrá lugar a partir de las 12:00 GMT, según confirma en su cuenta de twitter el EEAS.

La convocatoria del encuentro se produce después de que el Senado de Rusia autorizase el empleo de tropas rusas para estabilizar la situación en la región autónoma ucraniana de Crimea, de mayoría de población de origen ruso.

En paralelo, la OTAN ha acordado una reunión del Consejo del Atlántico Norte de la Alianza para este domingo en la que se abordará la actual situación en Ucrania.

"Rusia debe respetar la soberanía de Ucrania, su integridad territorial y sus fronteras, incluyendo los movimientos de las fuerzas rusas en Ucrania", destacó el secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen, en su cuenta oficial de Twitter.

El Senado ruso dio la "luz verde" por unanimidad al empleo de tropas en la república autónoma ucraniana en respuesta a una petición del jefe de Estado ruso, Vladímir Putin.

La presidenta del Senado rusa, Valentina Matvienko, precisó que la autorización entró en vigor de forma inmediata después de su aprobación.

En paralelo, el candidato a la presidencia de Ucrania Vitali Klitschkó condenó la "tremenda agresión" de Rusia en la península ucraniana de Crimea y consideró que su intervención "armada" es "una provocación".

El Consejo de Seguridad de la ONU mantendrá hoy nuevas consultas sobre la crisis en Ucrania, a petición de Reino Unido, después de que el enviado del secretario general de la ONU a Ucrania, Robert Serry, anunciase que finalmente no viajará a Crimea para tratar de mediar en la crisis desatada en la región, al considerar que la visita no es posible en las actuales circunstancias y decidir poner fin a su misión.

Según las autoridades de Kiev, militares rusos han tomado numerosos objetivos estratégicos en Crimea, entre ellos el aeropuerto de Simferópol, la capital republicana, un puesto de la Guardia de Fronteras en el puerto de Sebastópol y una base antimisiles de las Fuerzas Aéreas de Ucrania.