El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha mantenido este sábado una conversación telefónica con su homólogo estadounidense, Barack Obama, en la que ha manifestado que su Gobierno se reserva el derecho a proteger sus intereses y los de los rusófonos si hay violencia en el este de Ucrania o en la península de Crimea, según informa la agencia de noticias RIA Novosti.

Este viernes, el presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo que "habrá costes" si Rusia decide intervenir militarmente la península ucrania de Crimea y advirtió de que cualquier violación de soberanía ucraniana será "profundamente desestabilizadora".

En una comparecencia ante la prensa convocada con carácter de urgencia, el mandatario dijo que una violación del compromiso ruso de respetar la integridad territorial de Ucrania contravendría la ley internacional.

"Estados Unidos sin duda se pondrá del lado de la comunidad internacional para afirmar que habrá costes en caso de una intervención militar en Ucrania", indicó Obama, que compareció después de que Kiev acusara a Rusia de invadir su espacio aéreo y realizar una invasión armada.

La declaración por sorpresa del presidente estadounidense solo duró tres minutos y no se aceptaron preguntas de los periodistas.

El presidente reconoció que la situación continúa siendo "fluida" y cambiante, aunque reiteró en varias ocasiones que el pueblo de Ucrania es el que tiene que decidir sobre su futuro, después de que las protestas de los opositores proeuropeos llevaran a la salida del presidente Víktor Yanukóvich.