El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió este martes a su homólogo ruso, Vladímir Putin, de que Moscú "no tiene derecho" a usar la fuerza para intervenir en Ucrania y reiteró que Rusia está "violando" leyes internacionales.

Rusia todavía tiene la "oportunidad" de trabajar con la comunidad internacional "para estabilizar la situación" en Ucrania, sostuvo Obama tras presentar su propuesta presupuestaria para el año fiscal 2015 en una escuela de Washington.

"Creo que todo el mundo reconoce que, aunque Rusia tiene intereses legítimos en lo que ocurre en un Estado vecino, eso no le da derecho a utilizar la fuerza como medio para ejercer su influencia", argumentó Obama.

Según el mandatario, hay "una fuerte creencia" en Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y "aliados" como Japón y Canadá en que el despliegue de tropas rusas en la región autónoma ucraniana de Crimea está "violando el derecho internacional".

"Sé que el presidente Putin parece tener a un grupo distinto de abogados haciendo un conjunto distinto de interpretaciones", ironizó Obama.

Para Obama, la intervención en Crimea no debe ser vista como "un signo de fortaleza" por parte de Rusia, sino que, más bien al contrario, puede llevar a muchos países a "alejarse" de Moscú.

El mandatario norteamericano agregó que Putin "puede estar hablando mucho por ahí, pero los hechos sobre el terreno indican que en este momento no está cumpliendo" con el principio que establece que un pueblo "soberano" como el ucraniano debe ser capaz de decidir libremente sobre su futuro.

Ucrania puede ser un país "amigo" de Occidente y a la vez de Rusia, siempre y cuando nadie "esté tratando de inmiscuirse e intervenir" en decisiones que solamente debe tomar el pueblo ucraniano, advirtió Obama.

Además, el Gobierno de Obama anunció este lunes la suspensión de toda cooperación militar con Rusia por su intervención en Crimea, lo que incluye encuentros bilaterales, maniobras conjuntas, conferencias previstas y visitas a puerto.

Mientras tanto, en Kiev, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, condenó "el acto de agresión" ruso en Crimea y expresó el apoyo de su país a Ucrania.

"Condenamos el acto de agresión de Rusia", dijo Kerry en declaraciones en Kiev, donde hoy se entrevistó con el nuevo Gobierno ucraniano y señaló que Moscú debe abrir negociaciones con Ucrania.

El jefe de la diplomacia estadounidense advirtió de que "Rusia está buscando crear un pretexto" para intervenir en Ucrania.

Subrayó que la crisis en Ucrania debe ser resuelta por la vía de la diplomacia y el diálogo, y dejó claro que Estados Unidos quiere que se rebaje la tensión generada después de que el Senado ruso autorizara la intervención de sus tropas en Ucrania.

"Quiero que quede claro: no queremos confrontación", dijo Kerry dirigiéndose a Rusia, a quién pidió defender sus "intereses legítimos relacionados con Ucrania a través del Consejo de Seguridad de la ONU, la OSCE y multitud de otras organizaciones creadas para la solución de estos problemas".

Por otra parte, Kerry anunció que Washington está dispuesto a conceder un crédito de 1.000 millones de dólares a Ucrania, y recordó que el presidente estadounidense, Barack Obama, dio instrucciones de "buscar todas las vías para otorgar ayuda económica a Ucrania".

Crimea, en manos de los prorrusos

El Gobierno de Crimea anunció hoy que ha asumido el control sobre la seguridad de la península ucraniana, al tiempo que dio un ultimátum a los últimos oficiales del Ejército leales a Kiev para que se subordinen a las autoridades de la república.

"La situación se encuentra bajo el control absoluto del gobierno de la república autónoma de Crimea. Nada amenaza la vida de los crimeos. Coordinamos todas nuestras actividades con la Flota rusa del mar Negro, pero, a día de hoy, ya no necesitamos ayuda física", aseguró Serguéi Axiónov, primer ministro crimeo, en rueda de prensa.

Los miles de efectivos que integran las milicias de autodefensa, ayudadas por los Berkut, el destacamento antidisturbios desarticulado por las nuevas autoridades de Kiev, controlan todas las salidas y entradas a Crimea.

Axiónov no llegó a mencionar a las tropas y comandos rusos desplegados por la república y que cercan las bases de las Fuerzas Armadas ucranianas, pero si reconoció que el presidente ruso, Vladímir Putin, respondió positivamente a su solicitud de ayuda.

"Me dirigí al presidente ruso con una petición de ayuda con el fin de estabilizar la situación y garantizar la seguridad de la población (...) Y esa ayuda llegó", dijo.

Axiónov, cuya legitimidad no reconoce ni Kiev ni la minoría ucraniana y tártara de Crimea, se mostró convencido de que en breve todas las unidades militares se subordinarán a las nuevas autoridades locales.

El líder prorruso aseguró que aquellos soldados que no quieran servir a Crimea podrán abandonar las filas del Ejército, pero no se verán privados de sus salarios o pensiones.

"Me dirijo a los soldados. No os resistáis. Subordinaros a las leyes vigentes en la república de Crimea. Jurasteis lealtad a un país que ya no existe. El que deje su puesto será recibido con aplausos. No humillamos a nadie. Nadie será represaliado. Lo garantizo", aseguró.

En lo que se refiere a los buques de la Armada ucraniana anclados en el puerto de Sebastopol frente a la Flota rusa del mar Negro, Axiónov proclamó que pronto entrarán a formar parte de la Marina de Guerra de Crimea.

Aunque el primer ministro crimeo negó que queden focos de resistencia, en la base aérea de Belbek, en las afueras de Sebastopol, los soldados leales a Kiev consiguieron recuperar hoy en parte la pista del aeródromo, al avanzar en son de paz y ondeando dos grandes banderas, una ucraniana y una de la desaparecida Unión Soviética.

Los militares rusos (sin distintivo) les recibieron con disparos al aire, según puede verse en un vídeo colgado por la agencia local Unian, aunque tras unas breves negociaciones permitieron a los ucranianos tomar posiciones en la base.

Por otra parte, Axiónov comentó la posibilidad de que el referéndum de autonomía convocado para el 30 de marzo se adelante e incluso que se modifique la pregunta inicial: ¿Apoya usted la autodeterminación de Crimea en el seno de Ucrania sobre la base de los acuerdos y tratados internacionales?

"Trataremos de conocer la voluntad de los crimeos cuanto antes para actuar conforme a ella. Crimea no reconoce a las autoridades de Kiev como representantes legítimos del Estado ucraniano. Crimea comienza una nueva vida", dijo.