El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y sus homólogos occidentales han pactado este miércoles pedir al Gobierno y a la oposición de Ucrania que cumplan el acuerdo político firmado el 21 de febrero, cuando aún estaba en la presidencia Viktor Yanukovich, según agencias rusas.

Lavrov ha hablado después de una serie de reuniones en París en las que ha estado incluido el secretario de Estado estadounidense, John Kerry. El jefe de la diplomacia rusa ha explicado que todas las partes han acordado promover la aplicación del acuerdo firmado por Yanukovich y los principales dirigentes opositores.

Rusia ha acusado en reiteradas ocasiones al nuevo Gobierno ucraniano de incumplir lo pactado el 21 de febrero. El acuerdo contó con la mediación de la Unión Europea y contemplaba la creación de un Ejecutivo de coalición, la reforma constitucional y la convocatoria de elecciones.

El ministro ucraniano de Exteriores, Andréi Deschitsa, reiteró hoy en París la disposición de su Gobierno a dialogar con Rusia para encontrar una salida pacífica a la crisis.

"Estamos dispuestos al diálogo con Rusia, con su Gobierno, y estamos listos a participar completamente en todas las concertaciones que permitan salir de esta crisis", aseguró Deschitsa en París.

Deschitsa se entrevistó en París, por separado, con sus homólogos francés, Laurent Fabius; estadounidense, John Kerry, y británico, William Hague, en un momento en el que la capital francesa reunía a los responsables de la diplomacia de las principales potencias internacionales con motivo de una cumbre sobre Líbano.

A lo largo de la jornada se multiplicaron los encuentros bilaterales sobre la situación en Ucrania y Kerry mantuvo una reunión con Lavrov, pero éste no se reunió con Deschitsa.

Por otra parte, el presidente ruso, Vladímir Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel, conversaron hoy por teléfono sobre la crisis política en Ucrania y las posibilidades de la comunidad internacional para ayudar a normalizar la situación, informó el Kremlin.

El Pentágono está incrementando sus actividades militares con sus aliados europeos en torno a la crisis de Ucrania, dijo hoy el secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, pero insistió en que la meta de EE.UU. sigue siendo atenuar las tensiones.

Hagel, en una audiencia del Comité de Fuerzas Armadas del Senado convocada para discutir el presupuesto militar, indicó que un destacamento de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, apostado en Polonia, incrementará sus labores de instrucción conjunta con las fuerzas polacas.

Asimismo, añadió Hagel, Estados Unidos se unirá a un incremento de la misión de vigilancia aérea de la OTAN sobre Estonia, Letonia y Lituania.

Por su parte, los países de la OTAN han dado una serie de "pasos inmediatos" en respuesta a la escalda militar rusa en Ucrania como la suspensión de la cooperación práctica diaria entre la OTAN y Rusia y la revisión del conjunto de los ámbitos de cooperación, así como la suspensión de la planificación de una misión conjunta para escoltar al buque estadounidense 'Cape Ray' en la destrucción de las armas químicas sirias.

"Hemos suspendido la planificación de la primera misión conjunta OTAN-Rusia de escolta marítima" del buques estadounidense Cape Ray, ha anunciado el secretario general de la Alianza Atlántica, Anders Fogh Rasmussen, en una breve comparecencia ante la prensa al término de la reunión extraordinaria de los embajadores aliados con su homólogo ruso para analizar la crisis ucraniana.

Además, el ministro de Asuntos Exteriores estonio, Urmas Paet, ha admitido que hay un creciente entendimiento de que los francotiradores responsables de la muerte de policías y manifestantes en Ucrania no obedecían a órdenes del expresidente Viktor Yanukovich, sino de líderes activistas de la Plaza de la Independencia, en una conversación con la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, filtrada por la web RT.com.