La publicación de grabaciones de conversaciones privadas del expresidente francés Nicolas Sarkozy han sumido en el caos a su formación, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), semanas antes de que tengan lugar las elecciones locales en las que el partido pretendía ganar terreno a los socialistas.

Las grabaciones han sido publicadas en una página web, y se pude escuchar a Sarkozy discutiendo su estrategia electoral, una remodelación de su gabinete y su imagen pública poco antes de las elecciones presidenciales de 2012, que finalmente perdió.

Pese a que el extracto publicado es más intrigante que incriminatorio, los expertos han indicado que si se hiciesen públicos más fragmentos -se estima que se dispone de horas de grabación- Sarkozy podría ver reducidas sus oportunidades para volver a optar a la carrera presidencial en 2017.

Gilles-William Goldnadel, abogado del director de la campaña presidencial Patrick Buisson, ha confirmado la autenticidad de las grabaciones aunque ha negado las acusaciones de que ha sido su cliente el que ha decidido filtrarlas a la prensa.

El abogado ha asegurado que las grabaciones han sido robadas y que Buisson grabó las conversaciones con Sarkozy como un registro histórico, ya que no podía realizar anotaciones.

Varios miembros del círculo cercano a Sarkozy han expresado su sorpresa y malestar ante las grabaciones. "El sentimiento hoy es que la confianza se ha traicionado, es realmente una traición, y un tipo de violación", ha asegurado el ex escritor de discursos de Sarkozy Henri Guaino, cuyo nombre aparece en las grabaciones.

Varios extractos de estas conversaciones privadas se publicaron por escrito el miércoles en una revista satírica francesa, aunque los rumores de estas grabaciones llevan sacudiendo al partido de Sarkozy desde mediados de febrero.

"El mayor peligro para Nicolas Sarkozy es el propio Patrick Buisson, que tiene decenas y decenas de horas de grabaciones del mandato de Sarkozy", ha asegurado el líder de la web que ha publicado las grabaciones, Jean-Sebastien Ferjoua.