El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha anunciado este miércoles un paquete de ayuda para Ucrania de hasta 11.000 millones de euros en dos años, un apoyo que discutirán el jueves los jefes de Estado y de Gobierno de la UE que se reunirán de urgencia para examinar la situación de este país y la escalada de tensión con Rusia por su papel en esta crisis.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, ha organizado este miércoles una reunión en París sobre Ucrania en la que participan el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y los ministros de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, Francia, Laurent Fabius, Alemania, Frank-Walter Steinmeier, y Reino Unido, William Hague, según un testigo de Reuters.

En referencia a las ayudas de la UE, "se trata de un paquete combinado de ayuda de al menos 11.000 millones de euros en los próximos dos años, procedente del presupuesto europeo y de la instituciones financieras internacionales con base en la UE", ha declarado Barroso en una rueda de prensa en Bruselas. "Es importante desembolsar estos fondos y también que Ucrania se comprometa con las reformas", ha advetido.

Los fondos procederán en su mayoría del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y del Banco Europeo para la Reconstrucción y Desarrollo, que aportarían en total 8.000 millones de euros.

El presupuesto de la UE sumaría otros 3.000 millones de euros, de los que 1.600 millones en préstamos y 1.400 millones en subvenciones y otra ayuda potencial de 3.500 millones a través del instrumento de inversiones para la vecindad, según ha desglosado Barroso.

Todo ello será "nueva financiación" para Ucrania, según ha querido subrayar Barroso, a excepción de 600 millones de euros de asistencia macrofinanciera que ya fueron aprobados en el pasado, "pero no desembolsados".

La propuesta comunitaria requiere aún el visto bueno de los Veintiocho y, en algunos casos del Parlamento Europeo, para ser efectiva, por lo que no todas las partidas se podrán liberar de inmediato.

El apoyo financiero, además, estará acompañado por otras iniciativas como la creación de una plataforma de coordinación de donantes, la aplicación provisional de un área de libre comercio una vez que se firme el Acuerdo de Asociación, la aceleración del proceso para liberalizar el régimen de visados y la asistencia técnica para la reforma constitucional y judicial, así como para preparar elecciones.

El objetivo de esta ayuda será respaldar a un Gobierno inclusivo, comprometido con las reformas, para "reconstruir un futuro próspero y estable para Ucrania", en palabras de Barroso, quien ha confiado en que los líderes europeos den una respuesta "clara y unida" el jueves, que permita aprobar estas medidas.

Se espera que los líderes europeos examinen esta propuesta en un Consejo europeo extraordinario este jueves en Bruselas, en donde también recibirán al primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk.