El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido hoy ante el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, la integridad territorial de Ucrania y ha abogado por una solución política de la crisis ucraniana mediante el diálogo.

Rajoy ha trasladado a Lavrov esta posición del Gobierno español ante la situación de Ucrania en la reunión que han mantenido ambos en el Palacio de la Moncloa con motivo de la visita de trabajo que realiza a España el jefe de la diplomacia rusa.

En ese contexto e insistiendo en que se debe tener muy presente en todo momento la búsqueda de una solución política, el presidente del Gobierno ha reclamado hacer todos los esfuerzos que sean necesarios para rebajar la escalada de la tensión.

El Ejecutivo ha destacado el hecho de que Rajoy va a ser el único jefe de Gobierno con el que se va a reunir Lavrov durante la gira que realiza por varios países europeos y que este miércoles, tras entrevistarse con su homólogo español, José Manuel García Margallo, le llevará a París.

Desde el Palacio de la Moncloa, el ministro ruso se ha trasladado al Palacio de la Zarzuela para entrevistarse con el Rey, con quien ha analizado también las relaciones bilaterales y la situación de Ucrania.

Antes de sus encuentros con Rajoy y don Juan Carlos, Lavrov ha mantenido una reunión en la residencia del embajador ruso en España con la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, y la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton, conversaron este martes en Madrid sobre la crisis en Ucrania y la situación en Crimea.

Lavrov y Ashton estuvieron reunidos más de una hora en la residencia del embajador ruso en Madrid, sin que ninguno de los dos hiciera declaraciones a los periodistas y numerosas cámaras de televisión apostados en la puerta de dicho recinto.

Ambos entraron y salieron en la residencia del embajador ruso en automóvil. La alta representante de Política Exterior de la UE "mantuvo durante una hora una interesante discusión con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia", según el mensaje en Twitter de los portavoces de Ashton. Por parte rusa, el mensaje se limitó a afirmar que "Serguei Lavrov y Catherine Ashton intercambiaron puntos de vista".

Este miércoles por la mañana, Lavrov se reunirá con el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, tras lo cual esta previsto que ambos ofrezcan una conferencia de prensa.

EE UU congela relaciones con Rusia

Estados Unidos ha suspendido sus negociaciones con Rusia para estrechar sus lazos comerciales y de inversión debido a la intervención militar de este país en la península ucraniana de Crimea, informó una fuente oficial al diario "The Wall Street Journal".

"Debido a los últimos acontecimientos en Ucrania, hemos suspendido las negociaciones bilaterales -con Rusia- sobre comercio e inversión, que estaban dirigidas a estrechar nuestros lazos comerciales", dijo al citado diario un portavoz del representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, Michael Froman.

Esta decisión se enmarca en el plan de medidas de presión que Estados Unidos prepara para intentar que Rusia dé marcha atrás en su intervención militar en Crimea.

Mientras, en la Casa Blanca, el presidente estadounidense, Barack Obama, se reúne con sus asesores de seguridad para evaluar la estrategia a seguir ante la negativa rusa a poner fin a su despliegue militar en Crimea.

Dos horas antes de la cancelación de las negociaciones comerciales, el Pentágono anunció la suspensión de toda cooperación militar con Rusia por su intervención en Crimea, lo que incluye encuentros bilaterales, maniobras militares conjuntas, conferencias previstas y visitas a puerto.

"Instamos a Rusia a que desactive la crisis en Ucrania y que sus tropas en Crimea vuelvan a sus bases", expresó en un comunicado el portavoz del Departamento de Defensa, el contraalmirante John Kirby.

El Gobierno estadounidense ya avisó este lunes de que es "muy probable" que imponga sanciones a Rusia si no pone fin a su despliegue militar en Ucrania.

En el marco de los esfuerzos de Estados Unidos por mediar en este conflicto, el vicepresidente Joe Biden telefoneó al primer ministro de Ucrania, Arseniy Yatsenyuk, con el que habló sobre la estabilidad, la soberanía y la integridad territorial del país, informó la Casa Blanca en un comunicado.

Asimismo, Biden mantuvo otra conversación telefónica con el presidente de Estonia, Toomas Ilves, para hablar sobre la situación en Ucrania y los esfuerzos de la comunidad internacional para desactivar esta crisis.

Previamente, la Casa Blanca y el Departamento de Estado acentuaron este lunes sus advertencias a Rusia ante su despliegue militar en la península de Crimea, una actuación que, en palabras del presidente Obama, sitúa a los rusos "en el lado erróneo de la historia".

"Estamos examinando una serie de pasos, económicos y diplomáticos, que aislarán a Rusia y tendrán un impacto negativo en su economía y su estatus en el mundo", dijo este lunes Obama a los periodistas antes de reunirse en la Casa Blanca con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Por su parte, el secretario de Estado, John Kerry, viajará este martes a Kiev, la capital ucraniana, para presentar un plan de ayuda a la economía de este país y promover la mediación internacional en la crisis.

Ucrania denunció hoy ante el Consejo de Seguridad de la ONU que hasta 16.000 soldados rusos se han desplegado en los últimos días en Crimea y que están realizando una serie de acciones de presión sobre las fuerzas ucranianas en varias zonas del país.

Rusia, por su parte, aseguró hoy en el Consejo de Seguridad que el depuesto presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, le ha pedido que intervenga para estabilizar la situación en el país, que se encuentra "al borde de la guerra civil".

Los países miembros del G7 (EEUU, Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia e Italia) ya han decidido suspender su participación en los preparativos de la cumbre del G8 (G7 y Rusia) en Sochi (Rusia), e instaron a Moscú a iniciar negociaciones directas con Ucrania para superar la crisis en Crimea.