Expectantes e interesados. Así siguen las últimas informaciones sobre la disputa territorial entre Ucrania y Rusia la comunidad eslava afincada en Canarias. Algunos temen expresar con claridad su opinión sobre el asunto mientras que otros no dudan en señalar que todo se debe a intereses políticos y económicos ajenos a la población civil.

En lo que todos coinciden es en que ambos pueblos han sabido convivir en paz y hermanados desde hace muchos años, salvo contadas excepciones. Esperan que la situación que en las últimas semanas se ha trasladado desde Kiev hasta Crimea llegue a su fin sin lamentar pérdidas personales.

ANASTASIA ARALOVA - "La mayoría de los ucranianos no saben ni por lo que luchan"

Anastasia Aralova tiene 29 años y desde hace ocho reside en Tenerife. Es periodista y trabaja en una revista dirigida a la población rusa que habita en la Isla. Natural de Vladivostok, asegura que, aunque el revuelo que se ha producido entre Rusia y Ucrania no afecta directamente a su país, se mantiene informada constantemente de cómo evoluciona la situación. "Hay una guerra informativa y es poca la información verdadera que se da sobre lo que ocurre", afirma. En su opinión, todo se trata de un "juego" entre políticos y oligarcas "que quieren hacerse con el poder". En Rusia tiene a toda su familia: padres, hermana, sobrino, abuelos... quienes le cuentan que "la situación es mucho más tranquila de lo que parece". "En Rusia no hay miedo porque la tensión con Ucrania no es nueva y solo es con una parte de la población", apunta.

Pese a que siempre han existido diferencias entre el Este y el Oeste de Ucrania sobre su mayor o menor vinculación a Rusia, para Aralova la culpa de que las tensiones se hayan incrementado reside en intereses foráneos. Está convencida que muchos de los ucranianos que combaten "no saben ni por lo que luchan" y que es la ignorancia del pueblo "la que utilizan los políticos y las clases poderosas para beneficiarse". Para ella, una de las razones por las que a Rusia no le interesa que Ucrania pertenezca a la Unión Europea (UE) es porque eso le haría perder competitividad al gigante del Este en la venta de gas a Europa.

EKATERINE VAYS - "Rusia no trata de invadir Ucrania, solo pretende defender a la población"

Ekaterine Vays es rusa y lleva cinco años viviendo en Gran Canaria donde trabaja impartiendo clases en una academia de idiomas. "Su familia continúa residiendo en su país natal y asegura que "muchos tienen miedo de hablar sobre lo que está ocurriendo con Ucrania" porque temen que las instituciones gubernamentales "les estén controlado". Aún así, Vays logra recibir información directa. "Mi familia está de acuerdo con las ideas que defiende Putin porque Rusia no trata de invadir a Ucrania sino de proteger a la población rusa", apunta.

Vays comenta que su familia le cuenta que los rusos que viven en Ucrania "son minoritarios" y que están "maltratados". "En los hospitales no están atendiendo a los enfermos que no sepan hablar ucraniano,; hablar ruso está prohibido y ni los militares rusos pueden defenderse aunque reciban ataques", cuenta. En su opinión, el respaldo que Estados Unidos da a Ucrania ante esta situación "sí es una invasión" ya que "se está metiendo donde nadie le llama solo para lograr estar más cerca de las fronteras con Rusia y China", añade.

SERGII PRIGMAK - "Todos los días leo la prensa para seguir la evolución de lo que pasa"

Sergii Prigmak es ucraniano, tiene 17 años y lleva tan solo unos meses en Gran Canaria como parte del programa de alto rendimiento del centro Canarias Basketball Academy (CBA). Su juventud no le mantiene alejado de la situación que atraviesa su país. "Todos los días leo la prensa internacional a través de Internet para seguir la evolución de los acontecimientos", señala. Asegura tener muchos amigos rusos y que ninguna de las dos partes quiere entrar en conflicto.

Hasta ahora solo tiene recuerdos de una vida tranquila y sin sobresaltos y espera que las aguas vuelvan a su cauce lo antes posible. Su familia no se ha visto afectada por la agitación que se vive en las calles ucranianas pero se mantienen expectante ante la posible separación de Crimea.

PETR STEPANYANTS, SEMEN GUSEV Y KONSTANTIN KULIKOV - "Si Ucrania entra en la UE perderá señas de identidad, como su lengua"

Al igual que Sergii Prigmak, Semen Gusev, Petr Stepanyants y Konstantin Kulikov forman parte del CBA. Los tres son rusos y coinciden en señalar que, en su opinión, el gobierno ucraniano "está manipulando el pensamiento de su población" para que entren en conflicto con Rusia y quieran formar parte de la UE. "No es bueno que Ucrania entre en la UE porque perderá señas de identidad como el lenguaje", apunta Stepanyants. Todos están tranquilos por la seguridad de sus familias pero señalan que "los medios internacionales exageran la verdad de lo que está ocurriendo", comenta Gusev.