El 96,77 por ciento de los ciudadanos que han votado en el referéndum de secesión celebrado este domingo en la península de Crimea han apoyado la opción de incorporar esta región a la Federación de Rusia, según ha anunciado el presidente de la Comisión Electoral crimea, Mijail Maishev.

Los resultados corresponden al primer recuento preliminar completo de los sufragios depositados en los centros electorales de Crimea este domingo. Malishev ha anunciado estos datos en unas declaraciones a una cadena de televisión rusa este lunes.

Más de 1,5 millones de ucranianos estaban convocados para participar en la consulta de este domingo, en la que debían pronunciarse sobre si querían que Crimea vuelva a formar parte de Rusia o recupere la Constitución de 1992, que concedía a este territorio mayor autonomía dentro de Ucrania.

De acuerdo con las cifras de participación, además del 60 % de rusos étnicos, habría también votado la minoría ucraniana y, según las autoridades, un pequeño porcentaje de tártaros, cuyos líderes llamaron a boicotear la consulta.

Una delegación del Parlamento crimeo viaja este lunes a Moscú para gestionar la adhesión

Una delegación del Parlamento crimeo viajará este lunes a Moscú para abordar con miembros de la Duma y el Senado rusos el proceso de adhesión de la todavía península ucraniana a la Federación Rusa, según ha anunciado este domingo el primer ministro crimeo, Sergei Aksionov.

"El parlamento crimeo se reunirá en sesión extraordinaria a las 10.00 horas del 17 de marzo para aprobar los resultados del referéndum. Por la tarde, una delegación del parlamento partirá hacia Moscú para realizar consultas con sus homólogos rusos sobre la adhesión a Rusia", ha explicado Aksionov, según informa la agencia de noticias crimea Crimeainform.

Putin defendió anoche la legitimidad del referéndum secesionista crimeo en una conversación telefónica con el presidente estadounidense, Barack Obama, quien recordó al jefe del Kremlin que Occidente adoptará sanciones si Crimea ingresa en la Federación Rusa.

Estados Unidos y las cancillerías occidentales condenaron anoche la consulta, adelantaron que no reconocerán los resultados e hicieron una defensa a ultranza de la integridad territorial de Ucrania, que por su parte tachó de anticonstitucional la votación.

La Casa Blanca rechaza la "apropiación" de territorios

Por su parte, la Casa Blanca ha reaccionado inmediatamente a los primeros resultados del referéndum en Crimea que conceden una victoria aplastante a los partidarios de la incorporación a Rusia con un duro comunicado en el que advierte a Moscú de que no permanecerá "de brazos cruzados" ante lo que considera que es una "apropiación por la fuerza de territorios" por parte de las autoridades rusas.

"Rechazamos el 'referéndum' que ha tenido hoy lugar en la región ucraniana de Crimea (...) y la comunidad internacional no reconocerá un plebiscito desarrollado bajo la amenaza de la violencia y de la intimidación de una intervención militar rusa que viola el derecho internacional", indica la nota, que tacha el referéndum de "innecesario".

Estados Unidos advierte a Rusia de que sus actos son "peligrosos y desestabilizadores para la región" y avisa al Gobierno de Moscú de que esta actitud "conllevará un incremento de los costes" para las autoridades rusas.

"En el siglo en el que estamos hace mucho tiempo que pasaron esos días en los que la comunidad internacional se quedaba cruzada de brazos cuando un país se apropiaba por la fuerza de los territorios de otro", advirtió la administración estadounidense, quien pide a la comunidad internacional que "siga condenando" los actos de Moscú y tome "medidas concretas para imponer un coste a Rusia".