El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, acusó a Rusia de "agresión" en Ucrania al considerar demostrada la presencia militar rusa en el vecino país y apoyó la continuación de la efectiva política de sanciones contra el Kremlin.

"Las tropas rusas que entraron en Ucrania no son una misión humanitaria o de pacificación. Allí se encuentran unidades militares rusas con armas y tanques rusos. Esos son hechos que se pueden demostrar", dijo Obama durante un discurso en Tallin, capital de Estonia.

Obama instó a "estar unidos contra la agresión rusa en Ucrania" ya que, recordó, por el momento el presidente ruso Vladímir "Putin ha ignorado los intentos de resolver diplomáticamente la crisis".

El líder norteamericano llegó a Estonia para demostrar a los tres países bálticos el "compromiso inquebrantable" de Washington con el principio de defensa colectiva de todos los miembros de la OTAN acuñado en el artículo 5 del bloque militar occidental.

Las bálticas, antiguas repúblicas soviéticas y miembros de la Alianza Atlántica y de la Unión Europea desde 2004, temen que el Kremlin intervenga militarmente en sus territorios con la excusa de la defensa de las importantes minorías rusas que viven en esos países desde lo que ellos llaman "ocupación soviética".

"Países como Letonia, Estonia o Lituania ya no son territorios postsoviéticos. Habéis perdido la independencia una vez, con la OTAN no la perderéis más. La defensa de Tallin, Riga y Vilna es tan importantes como la defensa de Berlín, París y Londres", dijo.

El jefe de la Casa Blanca subrayó que en la Alianza Atlántica "no hay viejos y nuevos miembros, veteranos y noveles, hay simplemente aliados". "Y defenderemos la integridad territorial de cada uno de ellos", insistió.

En relación a Ucrania, subrayó que Washington "no aceptará la ocupación y anexión ilegal de Crimea o de cualquier parte de Ucrania por parte de Rusia".

Aseguró que Ucrania es libre de decidir si quiere reforzar sus relaciones con la OTAN e insistió en que "Ucrania necesita más hechos que palabras", en relación a la cumbre aliada que se celebrará mañana y pasado en Gales (Reino Unido). "La puerta para ser miembro de la OTAN permanece abierta", aseveró.

Obama instó a Rusia a dejar de "financiar, armar y entrenar" a los milicianos separatistas en el este de Ucrania.

"Rusia debe resolver la crisis por la vía pacífica y con medios diplomáticos. Rusia debe respetar la soberanía de Ucrania. Ese camino sigue abierto para Rusia, pero el comienzo de ese camino consiste en que Rusia cambie de rumbo y abandone Ucrania", señaló.

Al respecto, calificó de "oportunidad" el alto el fuego anunciado hoy por Kiev tras conversaciones entre Putin y el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, pero sólo si Rusia y los rebeldes ucranianos lo apoyan.

"Es una oportunidad. Ahora, veremos si se confirma. En otras ocasiones, Rusia no ha sido seria al respecto o ha intentado aparentar que no controla a los separatistas", dijo

En su opinión, "no puede haber un arreglo político si Rusia sigue enviando tanques e instructores a Ucrania".

"Lo que vemos es agresión y la apelación a ánimos nacionalistas (...), que ha demostrado ser históricamente muy peligrosa en Europa", señaló.

El líder estadounidense aseguró que la estrategia occidental de presionar al Kremlin con sanciones "ha tenido un efecto real en Rusia", ya que "la economía rusa se está contrayendo".

"El rublo ha caído a un mínimo histórico. El capital se está fugando. La inversión extranjera se está desplomando. Las acciones rusas están perjudicando al pueblo ruso. No tiene porque ser así. No tenemos interés en debilitar a Rusia", manifestó.

Obama insistió en que Estados Unidos preferiría una Rusia "fuerte, productiva y cooperadora (...), respetuosa con las leyes internacionales" y que se centrara en desarrollar su economía.

Pero, agregó, "creo que es importante continuar introduciendo restricciones mientras Rusia siga violando los principios fundamentales del derecho internacional".

El líder estadounidense, que se reunió esta mañana con su colega estonio, Toomas Ilves, tenía previsto celebrar más tarde una reunión con su anfitrión y con los presidentes de Lituania, Dalia Grybauskaite, y Letonia, Andris Berzins.

Los tres países bálticos, así como Polonia, han pedido incrementar el contingente militar de la OTAN en sus respectivos territorios debido al conflicto en Ucrania, mientras Ilves llegó a pedir una presencia aliada permanente.

Obama llamó hoy a los aliados a "proyectar una imagen de unidad" en la próxima cumbre y a garantizar la defensa "de la soberanía e integridad territorial de Ucrania".

Y anunció "una iniciativa de reforzamiento de la presencia militar de Estados Unidos en Europa", en concreto, en una base naval en Estonia, que aún está a expensas de la aprobación del Congreso norteamericano.

"Esta iniciativa incluirá el despliegue de unidades de las Fuerzas Aéreas para su participación en maniobras en la región báltica", destacó.