La Unión Europea (UE) y Ucrania acordaron hoy aplazar la aplicación del acuerdo de asociación, previsto para finales de año, hasta el 31 de diciembre de 2015, con el fin de que "las partes ganen tiempo para solucionar sus discrepancias", anunció el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht.

"Las partes continuarán consultando cómo solventar las preocupaciones señaladas por Rusia", dice el texto del acuerdo distribuido por la Comisión Europea (CE).

Hasta el 31 de diciembre de 2015, la UE seguirá aplicando medidas de trato preferencial a Ucrania, que según De Gucht, "beneficiarán" a Kiev, que dijo está pasando por una situación económica "difícil".

De Gucht apuntó que el retraso de la aplicación del acuerdo no pospondrá sin embargo la ratificación del mismo, prevista para los próximos días, aunque no adelantó una fecha.

Pese a ello, la pieza fundamental del acuerdo de asociación, el acuerdo de libre cambio, se aplazará hasta finales del año próximo.

El comisario belga insistió en que la letra de lo acordado apunta que estas negociaciones "se enmarcan como parte de un proceso de paz en Ucrania, con el respeto a sus autoridades de decidir su destino así como a su integridad territorial".

Para que se extiendan las medidas de comercio preferente hasta finales del próximo año, que tenían fecha de caducidad el próximo 1 de noviembre, será necesario que tanto los Gobiernos de la UE como el Parlamento Europeo den la luz verde.

El aplazamiento fue anunciado al término de una reunión trilateral entre la UE, Ucrania y Rusia celebrada hoy en la sede de la Comisión Europea (CE) en Bruselas.

En el encuentro encabezaron sendas representaciones el comisario De Gucht, el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Pavlo Kimlin, y el ministro de Desarrollo Económico de Rusia, Alexei Ulyukayev.

En su intervención ante los periodistas, y pese a que esta misma mañana se publicaron en el diario oficial las nuevas sanciones de la UE a Rusia por su actuación en la crisis de Ucrania, De Gucht negó haber tratado con los representantes del Kremlin sobre "nada más" de lo que tiene que ver con su "cartera".

Así, según declaró el comisario, no se trató sobre los planes de Rusia de limitar la importación de coches, sobre todo de segunda mano, y algunos textiles desde la Unión Europea en respuesta al segundo paquete de sanciones sectoriales adoptadas por Bruselas.