Un joven de 18 años ha fallecido en una atracción de zombis en un parque temático de EEUU, que lleva por nombre 'Zombie Slayer Paintball Bus'.

El fallecido hacía el papel de zombi y debía perseguir a un autobús desde donde los pasajeros disparaban bolas de pinturas a los muertos vivientes. El joven, sin embargo, se cayó y fue arrollado por el vehículo.

Fuentes policiales señalaron que muchos de los pasajeros del autobús que vieron cómo el joven era atropellado, se pensaron que todo formaba parte del espectáculo.

La atracción, que lleva abierta un año, es uno de los principales reclamos de este parque temático, ubicado entre Idaho y Washington, de cara al próximo Halloween.