El presidente de EE.UU., Barack Obama, negó hoy que su país haya promovido las protestas prodemocráticas de Hong Kong, que la prensa oficial china ha atribuido con frecuencia a injerencias extranjeras, en concreto estadounidenses.

"Estados Unidos no ha tenido implicación en impulsar las protestas que están teniendo lugar allí", dijo Obama en respuesta a una pregunta durante la comparecencia ante la prensa que ofreció junto con el presidente chino, Xi Jinping, tras dos días de reuniones en Pekín.