La barbarie terrorista no ha podido acabar con 'Charlie Hebdo'. El semanario satírico sigue más vivo si cabe tras el ataque a su sede el pasado miércoles en el que murió el director de la publicación y los principales dibujantes.

Desde las instalaciones del diario 'Liberación', los trabajadores de 'Charlie Hebdo' preparan el número que saldrá a la venta el próximo miércoles 14 de enero con una portada en la que se lee: "Urgente: se necesitan 6 dibujantes" en letras blancas y sobre un fondo negro.

Sin perder el sentido del humor, los supervivientes de 'Charlie Hebdo' muestran su repulsa al atentado que ha conmocionado Francia y que les ha robado la libertad.

"Hay que resistir al miedo, al silencio, al odio, luchar con la razón, con las palabras, con la risa, con la sonrisa. Hay que sonreír, si quieren ayudarnos, hay que reírse y hacer que todo esto tenga un sentido", dijo el abogado del semanario y colaborador, Richard Malka.

El semanario, con menos páginas de las habituales, tendrá una tirada de un millón de ejemplares y la recaudación se destinará a las familias de las víctimas.