Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estupor isleño por el triunfo "populista"

Los canarios residentes en EEUU muestran recelo por la política que desplegará Donald Trump y lamentan la falta de conexión de Hillary Clinton con el pueblo

A la izquierda, una imagen de Clinton 'por los suelos'. Arriba, manifestantes en la Torre Trump de Nueva York.

A la izquierda, una imagen de Clinton 'por los suelos'. Arriba, manifestantes en la Torre Trump de Nueva York. EFE

Sorpresa, incredulidad y recelo. La llegada del magnate Donald Trump a la Casa Blanca despierta desconfianza y dudas entre los canarios residentes en EEUU. No esperaban el triunfo republicano por la dureza del discurso mantenido durante la campaña electoral, pero coinciden en que su carisma y dotes de showman le han conducido a derrotar, "contra todo pronóstico", a la demócrata Hillary Clinton. La rebaja de impuestos prometida por el sucesor de Barack Obama y la conexión que el magnate estableció con el americano blanco de clase obrera son otros de los factores que los isleños consideran determinantes para explicar el aterrizaje de Trump en la Presidencia de EEUU.

"Ni Donald Trump es tan malo ni Hillary Clinton tan buena"

Óliver Alonso se afincó en Miami (Florida) hace casi tres años para capitanear la implantación en el continente americano de Grupo Domingo Alonso. Deja claro que no le gustan Donald Trump ni Hillary Clinton y añade que "ni él es tan malo como se la ha pintado en Europa ni ella tan buena". Sobre el resultado, entiende que el electorado ha castigado al establishment y entiende que los mensajes del presidente electo sobre la inmigración tienen sentido si se observa que es un problema que ninguno de los anteriores gobiernos ha querido abordar. "Conozco a muchas personas que llevan diez años viviendo y trabajando de forma alegal y a los que Obama tampoco ha dado solución", explica. Además, añade que la rebaja de impuestos prometida por el republicano ha resultado fundamental para ganarse el voto de la clase media.

"Clinton ha fallado en no saber llegar mejor a la gente"

Yaiza Díaz, licenciada en Biotecnología y Química, llegó a California en 2011, donde trabaja como investigadora en Novartis. Cuenta con la doble nacionalidad desde hace años y en las tres elecciones en las que ha podido votar siempre se ha decantado por el Partido Demócrata. A su juicio, Donald Trump ha focalizado su campaña en la clase obrera blanca con un "bagaje cultural bajo", lo que le ha permitido ganarse las simpatías de buena parte de la población de los Estados centrales del país. Considera, en cambio, que Hillary Clinton no ha sabido llegar, "por muy poquito", a esos Estados obreros, lo que le ha impedido relevar a Barack Obama en la Casa Blanca. Respecto al futuro que se cierne sobre el país, cree que los republicanos echarán por tierra la reforma sanitaria impuesta por Obama -el Obamacare-, que extiende y mejora el acceso a la Sanidad y disminuye el gasto mediante regulaciones e impuestos. Otro de los aspectos que más le preocupa a esta canaria es que los republicanos nombrarán a los jueces de la Corte Suprema, "lo que va a hacer inclinar la corte hacia la ideología conservadora".

"Supone un viraje de 180 grados en la política del país"

El periodista majorero Juan Pablo Nobrega lleva 20 años afincado en Nueva York. Expone que la victoria de Trump se podía vaticinar en base a varios motivos. El primero de ellos, que las encuestas han demostrado que "suelen fallar" y, el segundo, que su "populismo" y triunfo previo en las primarias apuntaban a que iba a ser "un rival duro de pelar". Considera que Clinton, pese a su trayectoria política, "no tenía el tirón ni despertaba el entusiasmo popular" que el magnate. Bajo su punto de vista, "casi todo lo que dice el republicano "asusta", porque significa "despegarse", entre otros aspectos, de la línea que ha marcado EEUU en sus relaciones internacionales. Entiende, por ello, que el resultado de las elecciones "supone un viraje de 180 grados de la política norteamericana". El hecho de que el Partido Republicano mantenga el control de las dos Cámaras del Congreso implica, a su juicio, que Trump tenga "manos libres" para legislar en materias sensibles como la inmigración o la reforma fiscal. "Ha prometido una rebaja de impuestos en un momento en el que se demanda más inversión pública", apunta. Tras la victoria, Trump aseguró que gobernará para todos, algo que, según señala, "casi ningún demócrata se cree".

"Trump es un 'showman'; usa la estrategia del miedo"

El profesor asociado de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y docente del Grado en Fisioterapia, Daniel López, se encuentra en la Universidad de San Diego (California), donde participa en un proyecto de investigación. Señala que la primera reacción que percibió en su entorno fue de enorme sorpresa ante el resultado electoral, si bien a través de pacientes y compañeros de trabajo había percatado que existía un firme sentimiento de "romper con el sistema establecido". Añade, a su vez, que muchos norteamericanos se planteaban que Trump, pese a no tener un perfil estrictamente político, podía acceder a la Casa Blanca porque en su momento Ronald Reagan, que era actor, llegó a ser presidente. Para el profesor, "la estrategia del miedo" empleada por el magnate durante la campaña ha sido clave, puesto que articula un mensaje que ""llega bien a la gente". A su juicio, en cambio, provoca temor que lleve a cabo su programa, sobre todo por el cerco que pretende establecer en torno a la inmigración. "Las minorías latinas, afroamericanas y asiáticas lo tienen francamente complicado", sostiene, a la vez que lanza una pregunta: "¿Qué futuro nos espera?". Y aunque en las urnas la mayoría decidió que Donald Trump sucediera a Barack Obama en la Presidencia de EEUU, siente que "el país está contrariado".

"Si gana un discurso xenófobo, es porque el pueblo está cansado"

La palmera Omaira Denny reside en el país norteamericano desde 1977. En la actualidad es la presidenta del Hogar Canario de Florida y califica de "raro" que alguien como Donald Trump, que ha sembrado el miedo con un "discurso xenófobo y racista", haya ganado las elecciones a la demócrata Hillary Clinton. Por este motivo, Denny solo encuentra una explicación para que el magnate republicano sea en estos momento el presidente electo: "Su victoria quiere decir que el pueblo está cansado". Pese al periodo de incertidumbre que se abre por la desconfianza que genera entre la sociedad no saber cuál será la orientación final en materias claves para el país, la palmera espera que Donald Trump cumpla con cada una de las palabras que pronunció tras conseguir la victoria. En ese discurso, el magnate insistió en que llegó el momento de que el pueblo norteamericano se una, por lo que prometió ser un presidente "para todos" y abogó por reconstruir y renovar el sueño americano. "Este señor no va a querer que su nombre se vaya al piso, sino que EEUU salga hacia delante", concluye.

"El magnate ha despertado un sentimiento dormido"

Aníbal Martel se estableció en Boston en 2011 para ejercer su trabajo de fotoperiodista. Junto a su mujer, también canaria, impulsó el proyecto cultural sobre descendientes canarios Cislanderus. A su juicio, Donald Trump "ha despertado un sentimiento dormido" entre los norteamericanos al atraverse a hablar, sin cortapisas, sobre la inmigración. "EEUU vive en una sociedad del miedo y su lema es mantenerse a salvo de todo", expone. A su juicio, esta realidad implica que muchos votantes se sintieran identificados con el "discurso populista" del magnate. Pese a ello, el canario considera que la mayoría piensa que el presidente electo es un "narcisista". Ante el temor de que lleve a cabo todas sus promesas electorales, Martel confía en que el resto de políticos que conformen su Gobierno impongan límites y "no le dejen hacer todo lo que ha dicho". Por eso expone que no es capaz de definir el rumbo que adoptará el país a partir de ahora. "Nadie sabe qué va a pasar; es una mezcla entre risa y miedo", esgrime. Al igual que otros canarios asentados en el país norteamericano, el fotoperiodista considera que Trump supo atraer "el voto rural y obrero de la América deprimida". Durante la noche electoral, Martel siguió el escrutinio junto a otros inmigrantes procedentes de Cuba, Bosnia o México. La conclusión a la que llegaron, indica, es que "la gente no se moviliza hasta que no pasan las cosas". En este sentido, el isleño explica que "lo único positivo" que se puede extraer es que la sociedad se radicalice y comience a movilizarse. "La gente se siente perjudicada y las minorías tienen que interesarse en ver qué pasa", determina.

Compartir el artículo

stats