Un bebé de cuatro meses murió después de ahogarse mientras tomaba biberón. Presuntamente la madre del niño lo dejó al cuidado de sus otros hijos, menores de edad, para ir a realizar unas compras y cuando regresó el recién nacido ya estaba sin vida, según ha informado El Debate.

Agentes de la Policía de Obrerá se personaron alrededor de las 11 de la mañana del viernes en una vivienda del barrio de Sacupa y tras recibir la llamada de un vecino alertando de la muerte de un bebé.

Allí, los agentes constataron la presencia del niño, de 4 meses, sin signos vitales al cuidado de sus hermanos también menores, quienes explicaron que su madre había salido a hacer unas compras y en ese periodo de tiempo el bebé se habría ahogado tomando el biberón.

Los agentes practicaron al bebé sin éxito RCP y le trasladaron al hospital Samic, donde solo pudieron confirmar la muerte.