El Gobierno de Marruecos y el Frente Polisario se han comprometido con la ONU a seguir participando en 2019 en las conversaciones sobre el Sahara Occidental, que se han reanudado en Ginebra después de seis años de interrupción. "Puedo anunciarles que las delegaciones han asegurado que están dispuestas a seguir participando" en este proceso diplomático, dijo a la prensa el enviado del secretario general de la ONU para el Sahara Occidental, el expresidente alemán Horst Köhler, al término del segundo y último día de reuniones.

Aseguró que los participantes -que incluyeron a altos representantes de Argelia y Mauritania- manifestaron que no tienen la voluntad de mantener el status quo y que desean crear un entorno favorable para el crecimiento económico de la región. Köhler anunció que las cuatro partes que han asistido a estas reuniones -a las que formalmente se dio el nombre de 'mesa redonda'- han aceptado participar en una próxima reunión, que tendrá lugar en el primer trimestre de 2019 en un lugar todavía por determinar.

El enviado felicitó a todos "por su renovado compromiso" y aseguró que los encuentros transcurrieron bajo un espíritu de "apertura" y "respeto mutuo".

El ministro marroquí de Exteriores, Nasser Bourita, destacó que su país "ha participado igualmente con una voluntad sincera de relanzar la integración regional, de trabajar con todos los países para que el Magreb pueda en fin ser un actor de paz, de estabilidad y de desarrollo para su entorno inmediato, por estos países y por los cinco pueblos del Magreb". Añadió que Marruecos mantiene su labor para que "el actual proceso pueda alejarse de la retórica de los planes anteriores que no son aplicables, de las opciones no realistas y de los modus operandi que no son aceptables".

Por su parte, el negociador del Polisario, Jatry Aduh, explicó que la solución más democrática era permitir que las personas elijan entre las opciones ofrecidas por un referéndum que Naciones Unidas apoyó en 1991.