La Unión Europea expresó ayer su disposición de "contribuir a medidas que puedan crear un clima positivo para las discusiones" entre Marruecos y el Frente Polisario bajo los auspicios de la ONU y apeló al "espíritu de compromiso" por ambas partes. Los dos días de conversaciones sobre el Sáhara Occidental concluyeron el jueves en Ginebra sin avances sobre el estatus del territorio.