Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PERFIL Y ANÁLISIS

El Chapo, capo máximo de la droga

Estados Unidos declara culpable al líder del cártel de Sinaloa en el mayor juicio de la historia del país contra el narcotráfico

El Chapo Guzmán. REUTERS

  • EL PROCESO JUDICIAL
  • LA GRAN EVASIÓN

Cuarenta y cinco personas, hombres y mujeres, se adentraban a principios de noviembre en el tribunal del distrito sur de Brooklyn preparados para pasar una suerte de casting. De allí, diecisiete se fueron para no volver, mientras que un total de 28 formaron un elenco de entre los que salieron los 12 miembros finales de un jurado muy especial, ya que no todos los días se ha de decidir el devenir del capo máximo de la droga.

Mientras cada uno de los aspirantes fue entrevistado, Joaquín Guzmán Loera, conocido como El Chapo Guzmán y acusado de 17 cargos, escuchaba -no veía- desde otra sala el proceso de selección que finalmente le ha llevado a ser declarado culpable en el mayor juicio de la historia de Estados Unidos contra el narcotráfico. Ahora, habrá que esperar a una sentencia final que a todas luces se presenta como cadena perpetua después de cuatro meses de proceso y seis días de deliberaciones. Aunque la vida de El Chapo no siempre ha sido un camino directo a una celda.

"El cártel de Sinaloa surgió hace más de 20 años y se dividió del cártel de Guadalajara", dicen los abogados Daniel Cieza y Patricia Arias

Inspirador de series, películas y libros variados, El Chapo se ha convertido en toda una figura, al nivel de Pablo Escobar, pero con acento mexicano, y que aglutina tantos detractores como fans en el mundo. Cocaína en latas de chiles jalapeños; tiroteos masivos en locales nocturnos y con una imagen a lo Robin Hood moderno, El Chapo ha sobrepasado fronteras para convertirse en una especie de héroe del lado oscuro transportado a la fama mundial, más por sus "hazañas", que por la realidad de sus acciones ilegales.

Aunque fue su última fuga de la cárcel la que le supuso más simpatía entre el público. Más allá de idearse su propio penal como su colega colombiano, el máximo dirigente del Cártel de Sinaloa logró salir de su cautiverio en dos ocasiones, la última cavando un túnel de un kilómetro y medio desde las duchas de la cárcel a la calle. Todo un Tim Robbins a lo 'Cadena perpetua', aunque con algo más de mala leche.

"Según diversos informes, El Chapo Guzmán era en 2014 el jefe del imperio de la droga más importante del mundo, con operaciones en 48 países, y sobre todo con el control de la mayor porción del mercado estadounidense de drogas ilegales", aseguran el Doctor argentino en Ciencias Jurídicas, Daniel Cieza, y la abogada colombiana y Doctora en Relaciones Internacionales, Diana Patricia Arias, en un informe detallado sobre el caso realizado en ese año, cuando el narcotraficante fue detenido por segunda vez.

En aquel momento, además de ser uno de los hombres más buscados del mundo, también era uno de los más ricos, según la revista Forbes. Hasta 14.000 millones de dólares amasados de manera ilegal, bajo el predominio de la droga. "El cártel de Sinaloa surgió hace más de 20 años, en el noroeste mexicano, se dividió del cártel de Guadalajara y fue conducido por Guzmán junto con otros jefes de su generación, como Ismael el Mayo Zambada y el Azul Esparragoza. Este grupo hegemonizó una Federación de organizaciones mafiosas mexicanas y logró controlar el tráfico de cocaína desde Colombia y encabezar el abastecimiento del mercado ilegal de Estados Unidos, donde está el mayor número de consumidores del planeta", señalan en el informe.

Los cárteles de la droga actuales en México

Infografía elaborada porIzaskun Garaizabal

Algo que en cuatro años no ha cambiado mucho. Zambada es ahora el líder del cártel, que sigue controlando la mayoría de territorios de México como Sinaloa, Durango, Sonora, Baja California y Chihuahua, también con presencia en al menos otra decena de estados, según un informe realizado por la DEA (Agencia Estadounidense Antidroga) y el Gobierno mexicano. Junto a esta organización criminal, otros nueve grandes grupos han nacido a la sombra del negocio creado por El Chapo y ahora no solo controlan la droga. La producción agrícola, la venta y robo de combustible o la extracción minera han diversificado los ingresos de los cárteles.

Cuatro meses de proceso judicial

Este miércoles, 12 de febrero, se convertirá en una fecha más que señalada para la historia del narcotráfico. A las puertas del juzgado de Brooklyn, Emma Coronel, esposa actual de El Chapo, entraba con rostro tranquilo a conocer el devenir de su marido. "¿Está nerviosa?", le preguntaba un reguero de periodistas, ávidos de un momento de renuncia para tener algo morboso que publicar. "¿Por qué?", contestó la joven de 29 años, que contrajo matrimonio con el narco en el año 2007. La misma expresión, enfundada en su abrigo azul marino, fue la que se pudo ver a la salida tras la sentencia y durante todo el juicio.

Proceso en el que se han puesto sobre la mesa un total de 27 delitos, y de los que solo dos, según el jurado, no han podido ser probados: un envío a EE.UU. de 19.000 kilos de cocaína en marzo de 2007 y un envío de marihuana en enero de 2012.

El Chapo durante el juicio. / REUTERS

Los abogados del gobierno de EEUU y los alguaciles. / REUTERS

El juez de la corte federal de Brooklyn, Brian Cogan, mientras lee el veredicto contra el narcotraficante. / REUTERS

Emma Coronel, esposa del narcotraficante, mientras escucha el veredicto. / REUTERS

Guzmán saluda con los pulgares a su mujer antes de salir de la sala. / REUTERS

Guzmán saluda a su mujer al entrar en la sala. / REUTERS

Guzmán saluda con los pulgares a su mujer antes de salir de la sala. / REUTERS

«

»

El próximo 25 de junio, se conocerá la pena que se le aplicará al mexicano, a todas luces una cadena perpetua. Para el fiscal jefe del Distrito, Richard Donoghue, esta decisión ha sido una "victoria, tanto para el pueblo americano como para las familias que perdieron a sus seres queridos por culpa de las drogas que el Chapo introdujo en el país".

Así, diversos miembros de la Fiscalía dieron sus puntos de vista ante la prensa a la salida del juzgado y quisieron señalar de pleno a los capos que aun quedan en México: "Esta condena envía un mensaje irrefutable a los capos que siguen en México de que en último término serán cazados y procesados", sentenció Matthew Whittaker, fiscal general en funciones de EEUU.

El proceso, en el que incluso la defensa del capo habló de que presidentes como Enrique Peña Nieto o Felipe Calderón habían recibido millones de dólares en sobornos de la organización criminal de Guzmán, ha dado más que hablar tanto en Estados Unidos como a nivel internacional.

Crueles asesinatos de miembros de su propia familia, colaboradores y narcotraficantes rivales, pormenores del transporte y distribución de cientos de toneladas de estupefacientes, o estos supuestos pagos de sobornos han sido algunas de las cosas que han salido a la palestra. "No le dejen escapar, háganle pagar por todos sus crímenes, declárenlo culpable de todos los cargos", dijo la fiscal Andrea Goldbarg en su contundente alegato final.

La gran evasión

La herencia de El Chapo Guzmán va más allá de decenas de negocios al margen de la ley. Sus colaboradores fueron los que participaron de sus dos fugas de la cárcel. La última, sin duda, la más polémica, famosa y trabajada.

Tras su primera huida en 2014, el narcotraficante cometió el error de reunirse con el famoso actor Sean Penn y la actriz de culebrones, Kate del Castillo, algo que le llevó al principio del fin de su imperio, o por lo menos, de su regencia en el mismo. Sin pensar que estaban siendo vigilados, en enero de 2016 vuelve a ser capturado para ingresar en la cárcel de máxima seguridad de Altiplano, donde ya había estado en 1993 durante dos años antes de ser trasladado al penal, también de máxima seguridad, de Puente Grande, en Jalisco, por su riesgo de fuga. No iban desencaminados.

En Altiplano, el capo elaboró un túnel desde las duchas hasta la calle para poder quedar en libertad. Con 58 años, consiguió levantar una obra estratosférica para un preso -o más bien muchos-, equipada incluso con luz y ventilación. Nada se escapó a las manos de El Chapo.

Un ataque de pleno a las fuerzas de seguridad mexicanas, que comprobaron que uno de sus presos más peligrosos se esfumaba de la ducha para aparecer en la calle. Incluso el pasadizo contaba con rieles para sacar los escombros durante su realización.

La última grabación en la que se puede ver al narco en su celda del penal está registrada a las 20.52. Sin llegar a los diez minutos después, Guzmán había desaparecido de la estancia y del complejo. Oculta bajo una trampilla, se había excavado una boca rectangular, de unos 2,5 metros, este orificio comunicaba con un conducto vertical de 10 metros de profundidad, en el que los delincuentes instalaron una escalera. Tras bajarla, el narco no tuvo más que pasar al túnel final (1,7 metros de altura y 70 centímetros de ancho) y llegar hasta un inmueble en obras de la Colonia Santa Juanita. Ahí, desapareció. Atrás sólo quedaron útiles de obra.

La última fuga de El Chapo Guzmán

Infografía elaborada porIzaskun Garaizabal

Su anterior gran evasión, en 2001, no fue tan elaborada, pero sí igual de inteligente, o por lo menos El Chapo hizo uso de sus influencias. Hasta 71 personas, presos y funcionarios, participaron en una fuga en la que Guzmán salía de la cárcel oculto en un carrito de lavandería. No tan elaborado como lo del túnel, pero sin duda dio sus frutos.

Y es que, lo de Guzmán fue una guerra nacida en la calle que llegó hasta las puertas del Gobierno. Sus fugas no eran extraordinarias, si no que contaban con las personas adecuadas. "El triunfo electoral del PAN en el año 2000 inauguró una nueva etapa política en México después de décadas de hegemonía del Partido Revolucionario Institucional (P.R.I.). El esquema de los carteles se modificó rápidamente. Es sintomático que, en los primeros días de la Presidencia de Vicente Fox, el Chapo Guzmán se evadió de un penal de alta seguridad con la complicidad de muchos funcionarios", aseveran Cieza y Arias en su informe, donde también añaden que "en los dos sexenios que gobernó el PAN, se fortaleció el cártel de Sinaloa y se visibilizó la problemática violenta. Hay investigaciones académicas y periodísticas que muestran la gran expansión e internacionalización de la organización y las pocas bajas sufridas en comparación con otros cárteles rivales".

Las huidas de El Chapo Guzmán

Compartir el artículo

stats