El propietario de Asos, uno de los hombres más ricos de Dinamarca, estaba disfrutando de las vacaciones de Pascua en Sri Lanka cuando la masacre de los atentados terroristas se cebó contra su familia, muriendo durante el tiroteo tres de sus cuatro hijos. Aunque en un principio el empresario defendió que querían vivir el duelo desde la intimidad, ahora ha roto su silencio.

Anders Holch Povlsen ha acudido con su mujer a un homenaje en honor a las víctimas del atentado, donde por primera se ha dejado ver en público y se ha pronunciado al respecto. "Es completamente incomprensible", ha dicho el empresario visiblemente muy afectado, ha añadido que "lo confesaremos juntos", en referencia a su mujer Anna y su hija Astrid, la tercera de los cuatro hijos de la pareja.

El dueño de Asos también ha querido agradecer las constante muestras de apoyo por las que está "profundamente agradecido". Además, por primera vez ha desvelado el nombre de sus hijos: Alma, Agnes y Alfred, los tres menores de edad.