Diez policías afganos y un niño han fallecido este domingo cuando un terrorista suicida ha explotado el coche bomba en el que se desplazaba en la ciudad afgana de Lashkar Gah, en la provincia de Helmand (sur), según ha informado el portavoz del gobernador de dicha provincia, Daoud Ahmadi.

"La información que ha proporcionado la unidad de escenario del crimen de la Policía es que diez agentes y niño pequeño han muerto en el ataque con coche bomba perpetrado por un suicida", ha declarado Ahmadi, que ha cifrado en doce las personas heridas, nueve policías y tres civiles.

La explosión se produjo cerca del edificio de la Jefatura de Policía de Lashkar Gah y parece que el objetivo del ataque era una patrulla conjunta del Ejército y la Policía afganos.

Las fuerzas de seguridad afganas tomaron el control de la seguridad de esta ciudad este mes de julio, aunque es en esta zona --de las siete primeras donde se ha realizado la transición-- donde la decisión ha sido más discutida.

El proceso de traspaso gradual del control de la seguridad de las fuerzas internacionales a las afganas concluirá en 2014, según los planes actuales.

La provincia de Helmand ha sido escenario de algunos de los enfrentamientos más duros desde el comienzo de la guerra de Afganistán, en 2001. En esta provincia han fallecido más soldados extranjeros que en ninguna otra y a día de hoy todavía hay varios distritos controlados por los talibán.