El primer ministro de Japón, Naoto Kan, tiene intención de destituir a tres altos cargos de la autoridad de energía nuclear, a los que responsabiliza de la ineficaz respuesta al accidente de Fukushima-1, según informa el periódico 'Asahi' en su edición del jueves.

Este medio añade que el ministro de Comercio, Banri Kaieda, dimitirá lo antes posible, una vez dichos dirigentes hayan abandonado sus respectivos cargos. Kaieda ya había manifestado previamente su deseo de salir del Gobierno para asumir así su responsabilidad por la confusión reinante a la hora de restablecer el funcionamiento de los reactores nucleares.

Los destituidos serían el alto funcionario Comercio Kazuo Matsunaga, el jefe de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial, Nobuaki Terasaka, y el presidente de la Agencia para la Energía y los Recursos Naturales, Tetsuhiro Hosono. También se les haría responsables de una serie de escándalos en instalaciones energéticas.

Kan ha venido manifestando su desconfianza en la energía nuclear a raíz del terremoto y el tsunami de marzo, que provocaron la gran catástrofe en la central de Fukushima-1. De hecho, quiere reforzar los estándares de seguridad y aspira a reducir el grado de dependencia, en un 30 por ciento, que el país tiene de la energía nuclear.

Nuevas evacuaciones

El Gobierno de Japón ha confirmado que procederá con la evacuación de las áreas que se encuentran en un radio de entre 20 y 30 kilómetros de la central nuclear Fukushima-1, accidentada el pasado 11 de marzo tras el terremoto y el posterior tsunami que asoló la costa noreste nipona.

Una 'hoja de ruta' difundida el miércoles propone emprender el desalojo de dicha área a finales de agosto o comienzos de septiembre, habida cuenta de que la situación de la central ha mejorado, en palabras del Ejecutivo japonés.

En la actualidad, a los residentes de esa zona se les aconseja que permanezcan dentro de sus hogares y que estén preparados para efectuar una evacuación de emergencia.

El Gobierno nipón iniciará las negociaciones con las autoridades locales a finales de esta semana y les propondrá preparar los planes de reconstrucción, lo que incluirá la reapertura de los hospitales y otros servicios públicos, así como la descontaminación de los centros educativos.

No obstante, ante las últimas informaciones que apuntaban que el nivel de radiación en la planta de Fukushima-1 ha alcanzado su máximo desde el 11 de marzo, el gabinete liderado por el primer ministro, Naoto Kan, se ha comprometido a apoyar a los gobiernos locales en la labor de retorno de los residentes a sus hogares.