El Gobierno de EEUU celebró hoy el avance de los rebeldes libios que se encuentran próximos a la capital, Trípoli, y aseguró que los días del líder libio Muamar el Gadafi al frente del país "están contados".

"Cada vez está más claro que los días de Gadafi están contados, que su aislamiento es mayor cada día que pasa", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Los rebeldes han tomado las ciudades de Zawiyah y Surman, en lo que supone un avance estratégico al cortar la ruta de abastecimiento que los seguidores de Gadafi habían establecido en la frontera con Túnez. Asimismo, han conseguido aislar los alrededores de Trípoli, que permanece fiel al líder libio.

"Estamos viendo, con bastante ánimo, los avances que logran los rebeldes", dijo por su parte la portavoz del Departamento de Estado, Vitoria Nuland en su rueda de prensa diaria, en la que destacó el esfuerzo de los rebeldes por cortar las rutas de acceso a Trípoli y aumentar la presión sobre Gadafi.

Mientras tanto, continúan las conversaciones secretas entre los rebeldes y representantes del régimen libio en Túnez, adonde llegó hoy el enviado especial del secretario general de la ONU y antiguo ministro jordano de Exteriores, Abdellah Al-Khatib, según informaron a Efe fuentes cercanas a las negociaciones en ese país.

Las fuerzas leales al mandatario libio, Muamar Gadafi, han lanzado un misil Scud contra la ciudad de Brega, ubicada en la costa este, según ha informado un militar estadounidense. Es la primera vez que las tropas gubernamentales hacen uso de este armamento desde que comenzaran los combates con los rebeldes por el control del país, hace ya seis meses.

Este ataque se enmarca en la mayor ofensiva que los rebeldes han lanzado contra las poblaciones cercanas a Trípoli desde el inicio del enfrentamiento. En las últimas semanas han anunciado la toma de varias ciudades importantes, la última de ellas Garyan, aunque el Gobierno ha negado insistentemente estos avances.