Al menos 15 personas murieron y 24 resultaron heridas en un ataque suicida perpetrado cerca de una congregación de militantes de un partido islamista en el noroeste de Pakistán, informó a Efe una fuente policial.

El atentado ocurrió en un nudo viario de la localidad de Swabi, situada en la provincia noroccidental de Khyber-Pakhtunkhwa (KPK).

Uno de los muertos a causa de la explosión es un inspector de la Policía, según la fuente, que explicó que cerca del lugar de los hechos se hallaba un puesto de control de las fuerzas de seguridad.

En la zona se habían congregado seguidores del partido islamista Jamiat Ulema-e-Islam (JUI-F) a la espera de un mitin de su líder, el influyente clérigo Fazlur Rehman, que aún no había llegado en el momento de la explosión, según la fuente policial consultada por Efe.

El atentado coincide con la celebración de las semifinales del Mundial de críquet entre la India, anfitriona, y Pakistán, motivo por el cual las fuerzas paquistaníes habían extremado las medidas de seguridad, pese a que el partido no se disputa en su territorio.

Las autoridades han declarado el día festivo a partir de las 12 del mediodía para que la población pueda seguir la contienda, que puede alargarse durante más de ocho horas según el tanteo.

Este año se están registrando un gran número de atentados en diferentes poblaciones de la ya de por sí conflictiva provincia de KPK, adyacente a las zonas tribales que limitan con Afganistán.

Los ataques van dirigidos sobre todo contra las fuerzas de seguridad, que libran continuos combates con la insurgencia, pero también han golpeado a lugares de culto, congregaciones civiles y milicias antitalibanes.

Decenas de personas han muerto en estos ataques durante las últimas semanas a causa de esta ola de violencia con poca repercusión mediática debido a que de momento está dejando al margen a los centros urbanos de Pakistán.

Según un estudio del Instituto de Pakistán para Estudios de Paz (PIPS), en 2010 se registraron 2.113 ataques insurgentes, terroristas o de corte sectario, que acabaron con la vida de 2.913 personas e hirieron a otras 5.824.