La pasada semana, la imagen de dos jóvenes que se besaban en medio de unos disturbios en Vancouver (Canadá) dio la vuelta al mundo. En la imagen podía verse al joven Scott Jones besando a su novia, Alex Thomas, durante una carga policial.

Muchos se preguntaban qué es lo que había pasado por la cabeza de la joven pareja. Pues bien, un vídeo resuelve el misterio. En realidad, no hubo beso, sino auxilio.

En las imágenes, se ve a la pareja en pie, segundos antes de ser derribados por los agentes. Cuando se toma la famosa fotografía, el joven intenta proteger a su novia de los antidisturbios, pero sin beso.