Al Consulado General de España en Jerusalén no le consta que haya españoles entre la más de una veintena de personas heridas hoy por la explosión de un artefacto cerca de la estación central de autobuses.

"Estamos llamando a los españoles inscritos en el Consulado y creemos que no hay ninguno entre los afectados", declaró a Efe un diplomático de la legación española, que precisó que alrededor de 400 españoles residen en Jerusalén.

También se han puesto en contacto con la Policía, que ha indicado que "por el momento no parece que haya extranjeros entre los heridos", y con el hospital Hadasa, al que están siendo trasladados gran parte de los heridos, para descartar que haya turistas españoles entre ellos.

Al menos veinticinco personas resultaron heridas en la explosión registrada junto a un autobús en uno de los principales accesos a Jerusalén, según fuentes oficiales israelíes.

Cuatro de los heridos se encuentran en estado crítico, una docena entre graves y de mediana consideración y el resto sufre heridas leves.

La mayoría tienen entre 15 y 30 años, informó el servicio de noticias israelí "Ynet".

La explosión la produjo un artefacto de tamaño mediano colocado junto a un autobús de la línea regular 74 de la compañía local Egued, en un punto situado entre el centro de convenciones y congresos de Jerusalén, Binianei Haumá, y la estación central de autobuses de la ciudad.

Por el lugar transitan habitualmente miles de personas al día, y la deflagración se produjo a las tres de la tarde locales (12:00 GMT), una hora punta y de máximo tráfico.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha convocado una reunión de emergencia para evaluar la situación y la Policía ha elevado el nivel de alerta en la ciudad.