Francia, Reino Unido y EEUU se han puesto de acuerdo en que la OTAN desempeñe "un papel clave" en la estructura de mando de las operaciones militares en Libia, informó la Casa Blanca.

Según informó el consejero de Seguridad Nacional adjunto, Ben Rhodes, en declaraciones a la prensa que acompaña al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en una gira por América Latina, éste conversó en ruta hacia El Salvador sobre la marcha de las operaciones militares en Libia con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, y con el primer ministro británico, David Cameron.

Previamente el presidente estadounidense había conversado telefónicamente con el emir de Qatar, al que agradeció su "muy importante contribución" a la coalición, y con el primer ministro turco, Recep Tayipp Erdogan.

En sendas conversaciones por vía segura desde el Air Force One, el avión presidencial, Obama repasó con Cameron y Sarkozy "los progresos sustanciales que se han hecho para detener el avance de las fuerzas de (el líder libio, Muamar El) Gadafi, en Bengasi y el establecimiento de una zona de exclusión aérea" en Libia, declaró Rhodes.

Los tres acordaron que "la OTAN debería desempeñar un papel clave en la estructura de mando en el futuro".

Las conversaciones tuvieron lugar cuando los aliados tratan de determinar cuál será la estructura que se hará cargo de la operación en Libia cuando EEUU, como indicó Obama el lunes en Santiago de Chile, transfiera el mando "en cuestión de días, no de semanas".

Obama ha indicado que la OTAN tendrá "un papel" debido a sus "capacidades únicas de mando y de control".

Según explicó Rhodes, la coalición incluirá países que no forman parte de la OTAN, por lo que la Alianza será "parte de una estructura de mando que se internacionalizará cuando EEUU transfiera" el control.

La conversación tuvo lugar después de que la pasada noche un caza estadounidense cayera sobre Libia, el primero de esta nacionalidad desde que comenzó la operación "Amanecer de la Odisea" el pasado sábado. Los dos pilotos han podido ser rescatados.

Según indicó Rhodes, Obama fue informado del incidente por el consejero de Seguridad Nacional, Tom Donilon, la pasada noche a las 19.45 hora de Chile, antes de asistir a la cena en su honor que le ofrecía el presidente chileno, Sebastián Piñera.

En el trayecto hacia la cena, Obama recibió notificación de que se había lanzado una operación de rescate y las autoridades militares se encontraban en contacto con los dos pilotos.

A medianoche, mediante una llamada telefónica segura, el jefe de Estado Mayor, el almirante Mike Mullen, le informó de que los dos pilotos se encontraban a salvo.

"Modalidades del uso de las estructuras de mando de la OTAN"

Por su parte, la Presidencia francesa ha explicado que Sarkozy y Obama ya han acordado las "modalidades del uso de las estructuras de mando de la OTAN" en apoyo de la coalición internacional en Libia.

Los dos presidentes revisaron las operaciones realizadas hasta hoy en aplicación de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU que ha permitido ya "limitar el número de víctimas entre la población civil".

Esas operaciones, agregó el Palacio del Elíseo (sede de la presidencia gala), han conseguido "reducir las capacidades" del líder libio, Muamar el Gadafi, para "utilizar la fuerza contra su pueblo".

"Se han puesto de acuerdo en la necesidad de continuar con los esfuerzos para garantizar la plena aplicación de las resoluciones 1970 y 1973" del Consejo de Seguridad de la ONU, precisó el comunicado.

La conversación telefónica se produjo el mismo día en el que el Gobierno francés propuso crear lo que denominó una "instancia de dirección política" de la intervención en Libia, sin excluir que las operaciones se apoyen en los medios militares de la OTAN.