El anterior presidente de Israel, Moshé Katsav, ha sido condenado hoy por el Tribunal de Distrito de Tel Aviv a siete años de prisión por violación y agresión sexual.

Tras la lectura de la pena, Katsav rompió a llorar, perdió los nervios y comenzó a gritar al juez: "\u00A1Te equivocaste, has permitido que gane la mentirosa!", según el relato del periodista del canal 10 de la televisión local presente en la sala, donde no se permitió el acceso a camarógrafos.

Katsav afrontaba la posibilidad de ser sentenciado hasta con dieciséis años en cárcel y la Fiscalía había pedido un castigo ejemplar por los delitos de los que había sido declarado culpable en diciembre a la espera de conocer hoy la pena.

Quien fuera jefe de Estado entre 2000 y 2007 también ha sido condenado a dos años de libertad condicional y a pagar 100.000 shekels (unos 20.000 euros o 28.300 dólares) a una de las mujeres que violó.

Uno de los tres jueces presentó un voto distinto al estimar que la pena debería reducirse a cuatro años.

Katsav ingresará en prisión el próximo 8 de mayo, que este año coincide con el Día de la Independencia, en el que se celebra la creación del Estado de Israel en 1948.

"La violación es una de las ofensas más serias en la legislación, por lo que el castigo debe ser claro y preciso", manifestó el juez principal, George Karra, al inicio de la lectura de la pena.

Karra subrayó que el ex jefe de Estado "cometió el delito y debe cumplir el castigo como cualquier otro hombre" porque "nadie está por encima de la ley".

Al concluir la sesión, Katzav abandonó el tribunal para subir a su coche rodeado de una nube de periodistas y sin hacer declaraciones.

Katsav fue declarado culpable en diciembre por dos violaciones de una ex funcionaria del Ministerio de Turismo, cargo que ocupó entre 1996 y 1999; por abuso y acoso sexual a dos funcionarias de la Presidencia; y por otros delitos menores como abuso de poder, obstrucción a la justicia y acoso a testigos.